Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La obesidad es una enfermedad que afecta a un importante sector de la población de los países más desarrollados, entiéndase por enfermedad aquellos casos extremos donde se producen daños en el organismo de quienes lo sufren. Los malos hábitos en alimentación y estilo de vida, unido a características particulares en el metabolismo de cada persona, provoca que en países como EE UU el número de obesos suponga el 30% de la población adulta. Lo más alarmante de este precario estado de salud es que lo padecen también el 16% de los niños y niñas. En España los problemas de sobrepeso no son tan numerosos aunque en los últimos años se viene observando una mayor incidencia, sobretodo en la población infantil la cual no posee buenos hábitos de alimentación, parece que hemos olvidado las bondades de la dieta mediterránea.

En Norteamérica parece que este sobrepeso ha empezado a afectar en ciertos espacios reducidos, como son los aviones. El año pasado la compañía americana United Airlines, recibió más de 700 quejas de pasajeros que se vieron incomodados por compartir asiento con personas de gran volumen. No poder bajar el reposabrazos o ver invadido su asiento son los motivos que alegaban. Cierto es que el espacio en el interior de los aviones no es precisamente generoso, y de por si viajar en ellos puede resultar incluso claustrofóbico.

Por estas razones la compañía ha anunciado que cuando el avión vaya completo las personas con sobrepeso deberán comprar dos billetes en lugar de uno. Evitando de este modo que invadan espacio ajeno, o que tengan problemas a la hora de abrocharse el cinturón de seguridad. Para suavizar los efectos de la situación, la compañía ha matizado que la compra de un segundo billete sólo se realizará cuando el avión este completo sin que exista posibilidad de encontrar otra solución. Esta opción penaliza excesivamente a las personas con sobrepeso, que deberían de contar con asientos especialmente diseñados para sus elevadas dimensiones físicas.

No es la única compañía estadounidense que adopta medidas de este tipo. Es de sobra reconocida la reducción de precio que han sufrido los billetes de avión en los últimos años, a fuerza de reducir costes y espacio. No hace falta sufrir de obesidad para sentirse una sardina enlatada dentro de la cabina de pasajeros. Cualquier persona que supero el 1.80 cm de estatura sufre la incomodidad de dar con las rodillas en el asiento de enfrente, en el mejor de los casos. Así que podemos hacernos una idea de la situación para una persona de volumen. Desconozco que opinarán los afectados.

Más en la red:

Tag(s) : ...sus viajes, alimentacion, avión, compañia, espacio, obeso, pasajero, sobrepeso, united airlines, Usos y costumbres