Emilio Márquez

Usos del espacio público compatido, los ciudadanos vuelven a cultivar la tierra con sus propias manos

19 Abril 2009 , Escrito por Emienemiblog Etiquetado en #...sus aficiones, #...sus ratos libres, #albarrana, #ciudad, #fin de semana, #huerta, #jardin, #miraflores, #Ocio, #paseo, #rural, #Sevilla, #tiempo libre, #urbano, #Usos y costumbres

El espacio público define un lugar donde cualquiera pueda circular. Un lugar para el disfrute y uso de [email protected], donde las restricciones de paso no existen o no deberían existir. En torno a los usos que de los espacios públicos hacemos han surgido muchas polémicas, pues no todos entendemos este concepto de igual modo y en ocasiones ese espacio público acaba sacrificándose en beneficio de unos pocos.

En esta entrada me gustaría dar a conocer algunos buenos usos que del espacio público se están realizando en mi ciudad natal. Con el propósito de conocer de manos de mis lectores, otros usos del espacio público que merezcan ser conocidos. En Sevilla, donde he vivido hasta hace poco, se puso en marcha una iniciativa que permite disponer de un parque de esparcimiento para toda la ciudad sin renunciar a la práctica que desde esas tierras se ha llevado a cabo desde hace siglos, el cultivo en huertas. El Parque de Miraflores se encuentra en uno de los barrios más populares de la ciudad. Como en cualquier otro parque  es posible hacer actividades deportivas, pasear a las mascotas, montar en bici, tomar el sol. Pero además en una zona del mismo se ha habilitado un espacio para las huertas. Estos pequeños terrenos se ofrecen a los vecinos que viviendo en plena ciudad no están dispuestos a renunciar a cultivar hortalizas y verduras. Esta Huerta del Ocio viene a representar a las antiguas huertas que existían en esta zona, la de Miraflores y la de la Albarrana.

Pasear por esta zona del jardín es además de agradable muy didáctico, visto que en los jardines hay algunas etiquetas con los nombres de los vegetales que allí crecen. Al parecer no es demasiado fácil conseguir un terrenito, por lo que sé y no es mucho, hay más demanda que terreno disponible. A dicha actividad hay consagrada incluso alguna señora jubilada que con gran esmero y cuidado prepara sus cultivos. Hace ya algo de tiempo que no paso por allí, pero en esta época debe ser un gustazo en días soleados pasear por la zona y de paso ver algunas de las construcciones inesperadas, como la antigua noria  o el cortijo de Miraflores con su torre medieval. Es un buen ejemplo de uso del espacio público, donde gracias a la actividad de los "hortelanos" de la zona, disfrutamos [email protected]

La recuperación de una tradicional práctica del lugar como es el cultivo de la tierra ha permitido que vida urbana y rural puedan darse a la misma vez. Esto mismo debió pensar un señor que ha decidido crear su propio jardín en el centro de la ciudad. En una de las orillas del río Guadalquivir, en lo que se conoce como los jardines del Capote, ha optado por usar un trozo de tierra y plantar sus propias flores a las que cuida durante todo el año. Este señor ha sabido encontrar el lugar desde el que satisfacer su pasión por la jardinería y careciendo de un jardín propio ha optado por usar el espacio público que tan falto está de cuidado.

Quizás una buena solución para fomentar la necesidad de cuidar las zonas públicas sea enseñar a disfrutar de ellas de manera sana. Y en vuestras ciudades, ¿ alguna propuesta digna de compartir?

Más en la red:

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Emilio Marquez 07/10/2012 09:49

@Pharpe, el afilador parece que es una figura legandaria de todas las ciudades, llegué a escuchar una canción flamenca en su honor

Pharpe 07/10/2012 09:49

Lo cierto es que deberían exentenderse bastante más estas iniciativas.

En Ourense (ciudad en la que resido) sino recuerdo mal (mi memoria a veces es frágil) lo más parecido algo en este sentido son una serie de talleres que hacen muchas veces en plena calle, en unas carpas, para aprender por ejemplo una de las tareas típicas de la provincia, como era el oficio de afilador (esa persona que afilaba desde cuchillos a hoces, y que también arreglaba paraguas y demás), pero la verdad es que no estoy muy puesto en esto.