Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

En la siguiente entrada voy hablar de los efectos colaterales de vivir cerca de una persona que ha decidido emprender un negocio. Además de haber sido y seguir siendo emprendedor,  llevo mucho tiempo relacionándome con distintas personas emprendedoras. De la experiencia he detectado ciertas actitudes que tienden a coincidir. Desde luego cada persona es distinta y no todas vivimos del mismo modo los cambios y los nuevos retos. Para algunos es una manera de renovarse y cargar pilas, para otros se trata de un período de incertidumbre y angustia que causa un gran desconcierto.

[caption id="attachment_14367" align="alignleft" width="300" caption="Imagen de la wikipedia"]Imagen de la wikipedia[/caption]

Vivir con una persona que va a emprender requiere grandes dosis de paciencia. Para poner en marcha un proyecto se necesitan muchas horas de dedicación y una fuerte concentración. El efecto colateral a esta situación es el abandono de otras actividades. Es muy común escuchar entre las parejas de l@s que deciden emprender quejas ante la falta de tiempo que les dedican.

El tiempo es el más valioso de los recursos para los que después de ocho horas de jornada laboral además está poniendo en pie un nuevo negocio. Lo más común es que te acaben faltando incluso horas de sueño, un error que tod@s cometemos y que tan caro nos acaba resultando. La vida familiar es otra de las perjudicadas ante la nueva iniciativa de hacer realidad tu proyecto. No ver a tus padres durante semanas o no poder tomar un café con tus hermanos o amigos son cosas que acaban teniendo solución a la larga. Descuidar a tu pareja sin embargo puede traer consecuencias irreversibles.

Convivir con un emprendedor requiere involucrarse en la medida de lo posible en el proyecto. Escuchar activamente horas y horas de divagaciones en busca de una solución. Renunciar a momentos de ocio por un proyecto en el que cree una persona a la que queremos. En cierta forma el círculo más próximo a un emprendedor debe sentir el negocio como algo propio y contribuir en la medida de lo posible a facilitar el trabajo. A veces no es necesario emplear fuerza de trabajo, basta con ser comprensiv@ y paciente.

He conocido historias de todo tipo, parejas que han sabido sobrevivir a fuertes períodos de trabajo, parejas que han sufrido las consecuencias del trabajo, familias unidas además en un proyecto común, grupos de amigos que han perdido la amistad al emprender juntos o compañeros que tras terminar de estudiar han creado negocios de éxito en todos los sentidos. En todos estos ejemplos la actitud  de cada cual ha condicionado el resto. Merece la pena pararse a reflexionar cuando convivimos con una persona que esta renunciando a todo por una gran idea. No es fácil ser emprendedor a pesar de la  satisfacción.

Más en la red.

Tag(s) : Efectos colaterales, emprendedor, Emprendedores y proyectos, emprender, familia, idea, negocio, proyecto, tiempo