Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

¿Qué tienen las redes sociales que prácticamente la gran mayoría de los sectores de la economía sienten la necesidad de decir algo a través de estas plataformas de comunicación? La respuesta más sencilla a la pregunta es que todo el mundo está ahí, son millones de usuarios en todos los países. Vivimos en un periodo de expansión para sistemas como Tuenti (donde están TODOS los nativos digitales) y Facebook (donde está todo internauta, ya sea por ocio o por un perfil profesional), donde el usuario, sus recomendaciones y sus acciones están por encima de los contenidos y donde sectores como el de la música (en especial en MySpace) están encontrando posibles soluciones a viejos y odiosos problemas.

La piratería y el intercambio libre de contenidos a través de las redes p2p, se ha convertido durante estos últimos años en uno de los problemas más graves de la industria musical, o más bien el no saber cómo encarar y adaptarse a estos nuevos e impactantes fenómenos sociales de la forma más adecuada. Las ventas globales de música caen hasta un 10% durante el 2009, pero se escucha más música que nunca, los artistas tratan de maximizar sus beneficios recurriendo al fenómeno fan en su máxima expresión mediante conciertos, discos especiales que incluyen vídeos y otros 'goodies', y un sinfín de extras producidos por la mercadotecnia que antaño quedaban lejos de la música, quién mejor se adapte a las ventajas de los nuevos canales de promoción online sobrevivirá con éxito.

Al margen de la polémica que pueda causar el enfrentamiento entre usuarios que demandan un nuevo modelo de negocio donde no se les trate sin persecuciones y editores musicales, artistas y organizaciones controladoras de derechos, muchos artistas independientes y no tan independientes han innovado en la red consiguiendo efectos más que positivos en la venta de sus obras como integrarse en el inmenso catálogo de temas que ofrece la plataforma musical Spotify, o el sistema de videoclips VidZone de Playstation 3.

Los nuevos canales de comunicación como la telefonía móvil también ocupan un espacio relevante en este cambio de modelo económico y gran parte de las ganancias de muchos provienen de estos nuevos canales tecnológicos, que muestra el camino para muchos profesionales que se toman en serio las nuevas oportunidades de hoy día, que más allá de lamentarse por la situación, algo común en muchos exponentes de la industria, deben tratar de buscar soluciones.

Los emprendedores tienen mucho que decir en este terreno. Cada vez hay una mayor cantidad de nuevas y pequeñas empresas que pueden aportar soluciones posibles al debate en el que está inmersa la industria musical en la actualidad.

¿Está la solución al problema de la piratería en los emprendedores? De momento, los hechos nos dejan una respuesta clara: sí. Servicios como Spotify, que nació de la mano de un grupo de emprendedores, demuestran que existen formas de ofrecer música de manera legal a través de la red y extraer ingresos beneficiosos tanto para los artistas como para las grandes discográficas.

La mejor prueba para demostrar que sistemas como éste son funcionales es que gigantes como HP sigan sus pasos y creen iniciativas como MusicStation, una plataforma de similares características a Spotify, que permite descargar y reproducir música previo pago de una suscripción de 9,99 euros por mes. Softwares legales para la reproducción y distribución de música, plataformas de vídeo para artistas, redes sociales plagadas de páginas de nuevos músicos... Algo está cambiando en la industria musical y los anclados en el pasado deben comenzar a aceptarlo.

Más en la red.

Tag(s) : Actualidad y medios, cantantes, discos, musica, musicos, promocion, Redes sociales, sgae, spotify