Emilio Márquez

Cine, descargas y crisis

22 Mayo 2010 , Escrito por Enrique Etiquetado en #...sus aficiones, #...sus reflexiones, #3D, #Actualidad y medios, #cine, #Comunicación y medios, #crisis, #descargas, #El cambio de modelo económicos, #estudio, #p2p, #pelicula, #pirateria, #screaners, #Sociedad y economía, #Usos y costumbres, #webmasters

Hoy cambio un poco el tercio de mis temáticas habituales para tratar un tema que me viene preocupando desde hace algún tiempo como buen amante de las mejores películas. Ir al cine es un hobby precioso y cada vez más caro porque muchas películas no merecen la pena ir a verlas por su poca originalidad dentro de una creciente deriva de creatividad en Hollywood. La piratería a través de los screeners está agotando una industria cultural falta de ideas que siempre ha estado ahí para divertirnos y concedernos espectáculo pero que está siendo desbordada por sus propios errores y por el imparable avance de un mundo que la sobrepasa.

El mensaje de advertencia realizado por el comité de expertos de Estados Unidos (ejerciendo una especie de gendarmería mundial a favor de los derechos de autor) ante los fuertes datos de piratería que se producen en España parece no ser suficiente para conseguir medidas efectivas que mermen el impacto de las descargas ilegales sobre las industrias culturales y Ley de economía sostenible lejos de solventar el problema está provocando una batalla entre webmasters con sus legiones de usuarios encantados de sus servicios y la administración pública.

Somos unos piratas de mucho cuidado, los ciudadanos digitales están muy contentos de serlo, según EE UU, y las cifras más recientes sobre el estado de las salas de cine españolas también lo demuestran. El cine tradicional está cayendo en España poco a poco y dejando de ser una forma de ocio consumida con tanta frecuencia como antaño. El último Censo de Salas de Cine de AIMC determina que existen 747 establecimientos de cine en España, 18 menos que el año pasado. Y si desaparecen los cines, debe incentivar a la industria a tomar más en serio la distribución online controlada de sus contenidos, al mismo tiempo que se estrena en las calles se debe estrenar las películas en Internet. Las necesidades del usuario digital debe ser muy tenidas en cuenta.

También cae el número de salas de cine, que se sitúa en 3.907, 123 menos que durante el ciclo pasado. Como es natural, la cifra que congrega todas las butacas españolas de cine también cae sustancialmente en más de 11.000 asientos menos de un total anual de 898.434 en toda España. Pero la piratería no es la única responsable de este descenso: la recesión económica también ha afectado al consumo del cine, sobre todo si tenemos en cuenta el crecimiento en el precio de las entradas durante estos últimos años. La cuenta que los ciudadanos se hacen es, pago el dinero del ADSL y no voy al cine en x ocasiones al mes, saliendo muy rentable para el consumidor.

Para mejorar esta situación está claro que la industria cinematográfica debe buscar formas para potenciar la asistencia a las salas de cine, y una de estas vías son las películas en 3D (que hasta ahora han ganado en curiosidad para los usuarios pero un aburrimiento por el bajo nivel de los guiones de las primeras películas). Quien desee disfrutar de una película de estreno en tres dimensiones está obligado a pasar por una sala de cine. Aquí no valen las descargas. Aunque el audiovisual tridimensional se está convirtiendo poco a poco en una cuestión hogareña, sobre todo con la venta de televisores ante el mundial, todavía es negocio de las salas. Posiblemente el 3D llegue masivamente a los hogares el 2011 si la crisis lo permite.

Y es que las cifras de salas de cine compatibles con 3D es el único dato que ha crecido, situándose en el 7,6 por ciento de todas las pantallas españolas (286 son compatibles con 3D), demostrando que el espectáculo tridimensional es una excusa para convocar a los espectadores y superar los baches actuales derivados de la piratería y de la crisis económica. Puede que el 3D frene la situación poco alentadora, ¿pero por cuanto tiempo?

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Detalles del nuevo marketing 2.0 en el cine | Emilio Márquez 07/10/2012 09:54

[...] de Internet en tanto a que actúa como herramienta de promoción masiva, todo sea por evitar la crisis que rodea al mundo del cine desde hace tiempo. Obviamente, lo importante de verdad es que el contenido sea bueno de verdad, por encima de [...]

Emilio Marquez 07/10/2012 09:54

@Amado, los guiones de la mayor parte de películas en 3D deja mucho que desear y así cansarán a los consumidores cuando estos ya no vean el 3D con la efervescencia de la novedad.

Amado Martin 07/10/2012 09:54

El cine con la nueva tecnología en 3D empezó espectacular con AVATAR, sin embargo después de ver Alicia 3D me ha defraudado bastante ;)

Jose Antonio 07/10/2012 09:54

Primero perdón por poner una respuesta tan tarde... He llegado aqui hace poco. Propones un enfoque curioso el de este post, pero errado en la mayoría de los sentidos:

1. La recaudación en cines en España superó todos los records históricos el año pasado (675 MM Euros), es decir, nunca la gente se gastó tanto dinero com ahora en el cine.

2. El avance de internet nunca ha quitado espectadores al cine, y no los quitará, escepción hecha de los usuarios de imagenio, cable y otras plataformas que ofrecen las películas por ese medio

3. El efecto de la piratería audiovisial en España está engordado por las entidades de gestión que son las que cocinan los informes que se mandan a EEUU, con el fin de presionar al gobierno.

4. La LES es, no solo un ataque a las webs de descargas, sino a toda la democracia, intentando cerrar por la via administrativa y sin que un juez entre a decidir si existe un delito (solo mira si el cierre permite cumplir con los derechos básicos) cualquier sitio en internet. Permitiendo una censura legal en nuestro pais.

Quizá si en lugar de aumentar el precio de las entradas y reducir las inversiones en locales (por lo que están reduciendo salas y asientos) se ofreciera cine más asequible se invertiría la tendencia, tan natural, a maximizar beneficios, y las cifras dejarían de indicar cosas que no son. Ni el cine mató al teatro, ni la televisión al cine, ni el video a la televisión... Y lo mismo con internet.