Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Me llama la atención la polémica que se está levantando en torno a la utilización de las redes sociales en el trabajo. Entiendo que aquellos empleos sobretodo de índole "offline 100%" que nada tengan que ver con el marketing, ventas, recursos humanos, la comunicación, las comunidades digitales, etc. se muestren en cierto modo recelosos con la utilización de las redes sociales en el horario del trabajo.

Incluso he llegado a oír casos en los que informático de la empresa mediante, se ha vetado el acceso a portales como Facebook o Tuenti directamente desde el router corporativo para evitar que los empleados "pierdan el tiempo" conectándose a la Web 2.0.  o con un método peligroso cómo tener navegadores web muy desfasados (Explorer 6 no accede a redes sociales pero supone un riesgo de seguridad muy importante). Sé de algunos que pasarían gustosos horas y horas delante de la pantalla del ordenador con el único propósito de conectarse al muro de sus redes sociales pero el tiempo se ha perdido toda la vida desde que existe el buscaminas, el solitario o el charlar mucho rato en la máquina del café, un trabajador desmotivado se inventará rápido la forma de perder el tiempo y la culpa no la tienen las redes sociales en si, el trabajador debe estar motivado si o si.

De hecho en los tiempos de descanso el trabajador tiene derecho a conectarse a las redes sociales que crea conveniente utilizando su tiempo libre cómo crea oportuno.

Quizás vetar el acceso de manera absoluta me parezca algo radical y contraproducente porque considero que el buen hacer siempre debe radicar en la voluntad del trabajador y su motivación laboral por parte de la empresa. Que pierda un par de minutos consultando su perfil en Facebook no mermará la productividad de aquella persona que cumpla sus objetivos con la periodicidad establecida: es más, despejará su mente un par de minutos para seguir trabajando.

Ahora, de ahí al polo completamente opuesto -el de pasar horas muertas en Facebook y no currar- existe un inmenso trecho. A sabiendas de la existencia de este segundo grupo, creo que las redes sociales e Internet pueden seguir aportando más ventajas que inconvenientes a nuestra jornada laboral. Y no debemos estrujarnos mucho la cabeza para encontrar algunas ventajas...

  • Agenda de contactos. Facebook, Xing y Linkedin nos aportan una correcta y amplia agenda de contactos. Podemos buscar personas de nuestro sector para posibles relaciones comerciales y sinergias empresariales. Además, podemos organizar nuestra agenda de contactos digitalmente directamente en la red social para que tengamos acceso a ella desde cualquier ordenador con Internet.
  • Mensajes y conseguir interacciones a un sólo click de ratón. Puede parecer banal, pero el servicio de mensajería privada de cualquier red social nos puede sacar de más de un apuro. El día que el correo electrónico falla o cuando el teléfono está de capa caída, un mensaje al perfil apropiado nos puede mantener en contacto. Qué decir de la mensajería instantánea -siempre que sea profesional, y no digna de asuntos de maruja-.
  • Símbolo de modernidad. Por qué no decirlo. Que los empleados de una empresa estén conectados a las redes sociales y las usen con fines profesionales es un símbolo de modernidad y un aspecto que puede revalorizar el valor de la empresa, mejorando su branding y aportando indirectamente a la comunicación de la misma.
  • Foros y grupos de opinión. Si en la red social se desarrollan foros o grupos de opinión de nuestro sector -especialmente en las profesionales-, podemos conseguir importantes efectos con nuestra presencia: nuevos clientes, imagen de marca, contactos de interés, distribuidores, etc.

Estar en redes sociales si, eso si, con las ideas claras, sabiendo qué se puede hacer y con una estrategia es siempre lo mejor. Y ante todo teniendo claro que debemos suponer que el trabajador va a hacer un uso responsable de su tiempo, al cual siempre se le puede formar en el uso de las mismas para sacarle el máximo provecho.

Dejaré para otro momento las ventajas que puede aportar tener una página corporativa o profesional en Facebook, lo sencillo que es conseguirla y gestionarla, y otras cuestiones que por razones obvias, no entran dentro de la temática de este artículo. Así que lo digo de nuevo: redes sociales en el trabajo por supuesto, pues siempre con un uso justificado pueden aportar grandes beneficios.

Tag(s) : Charlas libres sobre negocios, El cambio de modelo económicos, empleo, facebook, Internet, humor y tecnología, linkedin, recomendaciones profesionales, Redes sociales, Redes sociales verticales, trabajo, usos, xing