Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta todo responsable de redes sociales es a la integración del hashtag en sus estrategias de comunicación. Debemos entender el hashtag como un contenedor (etiqueta) de mensajes comunes que se utiliza principalmente en Twitter, pero que va ganando poco a poco presencia en plataformas como Facebook.

En el caso de las marcas, el hashtag sirve para impulsar diferentes estrategias de comunicación. Un buen hashtag brinda la oportunidad de viralizar mensajes, de expandir un contenido que nos interesa, por lo que encontrar la mejor forma de hacerlo es obtener un impulso a la hora de comunicar el ideario de nuestra marca.

Existen hashtags de todo tipo y color, cada uno de su madre y de su padre, unos más exitosos que otros, no me cabe duda. Pero lo que sí tengo meridianamente claro es que la definición de hashtag cada vez está más ligada a una serie de características que si bien no garantizan su éxito, sí son elementos comunes a la hora de conseguirlo.

Podemos dividir el hashtag en dos frentes diferentes. El primero, el hashtag que incluye la marca. El segundo, aquel que apuesta por vincularse a un mensaje aséptico, sin incluir la marca en el hashtag. En mi opinión, son los segundos los que mejor viralizan, salvo cuando hablamos de acciones patrocinadas mediante inversión publicitaria.

Por norma general, los hashtags que se cuelan en los trending topics no suelen estar vinculados a marcas, lo que no quiere decir que sean iniciativas aisladas de éstas. El hashtag que incluye la marca se suele recibir como intrusivo, por lo que causa rechazo en el usuario y se debe evitar si se busca conseguir éxito en el territorio de la Web 2.0.

Por otra parte, los hashtags también se pueden clasificar según el tono que adquieren, es decir, el enfoque que se le da al mensaje que lo acompaña Podemos hablar de hashtags que evocan recuerdos (los nostálgicos), de otros que apuestan por provocar risa (humorísticos, sarcásticos, satíricos) y de aquellos que se centran en proponer una protesta (reivindicativos).

Son estos tres tipos de mensajes los que más viralizan en la red, los que terminan explotando en los muros ajenos y los que se cuelan entre los trending topics del momento. Se puede establecer un triángulo con cada uno de estos tonos en sus esquinas (humor, reivindicación y nostalgia) como el trío de sensaciones a evocar a la hora de tener éxito en esta red social.

Por lo tanto, para que un hashtag tenga oportunidades de éxito, debe ser directo, llamativo, original, apelar a un sentimiento del usuario (protesta, nostalgia o humor), de actualidad (si coinciden con algún evento o noticia, mejor) y no intrusivo. Son estos hashtags los que se abren hueco en la cambiante red de mensajes sociales y terminan destacando sobre los demás.

Un hashtag de éxito

Un hashtag de éxito

Tag(s) : hashtag, trending topic, twitter, facebook, social media