Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Buscar un nombre en Internet es tan sencillo como teclear un par de palabras en segundos en Google o Facebook. Los resultados llegan de forma inminente, y en menos de un minuto tenemos una panorámica sobre la persona que está detrás de una combinación de letras. Esa panorámica puede llevarnos ayudará a generar una sensación previa.

Lo hacemos para informarnos sobre un posible socio profesional, para comprobar trabajos previos o simplemente por cotilleo (a fin de cuentas, los humanos somos curiosos), y el resultado que devuelve el buscador es un elemento más a la hora de configurar nuestra reacción, por lo que debemos ser capaces de saber cómo nos "vendemos" en Internet.

Nuestra reputación digital es en gran medida una tarea más de nuestro día a día profesional. Lo que decimos en redes sociales, foros y comunidades identificándonos nos define a lo largo y ancho de Internet. Nosotros mismos somos los autores de nuestras palabras y de cómo éstas quedan reflejadas en el escaparate online.

Siempre digo que nuestra identidad digital está formada por muchas aristas, incluyéndose en éstas las redes sociales (tanto profesionales como horizontales tipo Facebook y Twitter), pero también entra en cuenta un factor que está en todo momento en nuestras manos, nuestra propia página web.

Muchas profesionales pueden beneficiarse de tener una web personal que actúe como portfolio temático para recopilar nuestros trabajos y exponerlos al mundo. La gran ventaja es que el contenido que aquí se publica está cien por cien controlado por su creador, por lo que puede destacar por encima de la competencia al ser diferente, original y mucho más atractivo.

Toda web personal debe estar formada a su vez por varios contenidos claves. Lo primero, que tenga información sobre nuestra labor profesional de manera clara y actualizada; lo segundo, que se actualice con contenidos periódicamente. Mantener un blog centrado en la temática de nuestro sector profesional es el camino que más recomiendo para quienes desean perfilar su identidad en la red.

El tercer punto es conectar nuestra web con todas las redes sociales en las que tengamos presencia. Nuestros visitantes pueden acceder a nuestro site y acabar encontrando útiles nuestros perfiles sociales, convirtiéndose en seguidores de nuestro trabajo. Esta sinergia entre la web y los canales de social media es fundamental en los tiempos actuales.

La dirección en la que alojamos nuestra web debe ser representativa de nuestra actividad profesional. Una opción, como es mi caso, es comprar un dominio que contenga tu nombre. No es cien por cien obligatorio, pero sí que ayuda de cara a conseguir posicionamiento en buscadores. Pero desde luego lo importante es utilizar este entorno para demostrar lo que sabemos hacer.

Tu web, un escaparate de tu trabajo

Tu web, un escaparate de tu trabajo

Tag(s) : emilio marquez, Comunicación y medios