Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Usamos Twitter a diario. Nos conectamos, retwiteamos, enviamos DM's, seguimos listas, nos emocionamos y nos reímos con el humor negro de nuestros seguidores y seguidos. El ecosistema de esta red social es sumamente variado a pesar de que sus mensajes están limitados a la friolera de 140 caracteres. No necesitamos más. Incluso así, Twitter tiene otros usos posibles como ser una herramienta de promoción. Y aquí no queda la cosa: también podemos usarla para "espiar" a la competencia.

Puede parecer una tontería que nuestra siempre poblada TL (línea temporal) de mensajes actúe como herramienta para saber qué están haciendo nuestros vecinos empresariales, pero lo cierto es que es una estrategia especialmente útil para controlar a la competencia. Y lo mejor de todo es que no es complicado. ¿Cómo hacerlo? La manera más simple y directa es siguiendo los tweets oficiales del rival.

Por conexión directa con la web o a través de aplicaciones de escritorio como Tweetdeck es fácil tener el ojo encima de la competencia. Si estamos en el terreno del comercio electrónico, es habitual que las tiendas online lancen ofertas especiales desde Twitter para enganchar a los nuevos clientes 2.0. Ver cómo actúa el competidor nos ayudará a reaccionar ante posibles ofertas planteando nuestras "contra ofertas".

Una manera más útil de saber cómo funciona el enemigo es utilizar las listas. Crea una y agrega a tus competidores directos (lista que puede ser pública o privada, según sea nuestra estrategia). Así evitarás que se mezclen sus mensajes con los que emiten las personas a las que sigues y tendrás en todo momento la realidad de la competencia en pocos clicks. No es necesario ni que nuestra lista espía sea pública, pues podemos mantenerla como privada. Es fácil, gratis y no requiere medidas especiales o seguimientos pormenorizados.

Otro caso que es habitual se da en los periodistas, que están conectados a Twitter al minuto porque es una gran fuente de información. En primer lugar, porque es una gran herramienta para conocer las tendencias de opinión y crear temas; en segundo lugar, porque las noticias de la competencia llegan directamente a nuestro perfil y se puede saber más en bruto sobre los contenidos sin tener que andar visitando webs o leyendo periódicos, por lo que ahorramos un tiempo necesario en otras tareas.

Aunque creo que es positivo estar al corriente de lo que hace la competencia, me gustaría remarcar que no soy partidario de que nos obsesionemos con el vecino. Seguimiento, sí, pero relajado y distendido. De nada sirve agobiarnos con el rival, tratar de hacer lo mismo que hace y descuidar completamente nuestra identidad porque, como dice el refrán, en la variedad está el gusto, y si no nos diferenciamos, difícilmente tendremos una oportunidad en este mundo tan competitivo.

No obstante, me gustaría recordar que no se trata únicamente de seguir al rival, plantear contra ofertas a sus contenidos o copiar la fórmula del que mejor rendimiento obtiene; también debemos saber sacar partido a las redes sociales con estrategias de comunicación organizadas.

Tag(s) : twitter, rival, comercio, electrónico, diferenciarse, emprendedores, listas, públicas, privadas