Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Twitter ha roto una barrera que antes solo se conseguía derribar en contadas ocasiones por la cercanía del cuerpo a cuerpo. Los personajes más mediáticos están ahora en contacto directo con sus seguidores, en tiempo real y sin intermediarios. Antes, un cantante solo podía sentir esta sensación durante la celebración de los conciertos. Lo que antaño transcurría de concierto a concierto o de estreno en estreno, ahora se produce cada segundo y sin determinación geográfica, generando un nuevo entorno de actuación.

En la Web Social existen casos y casos de personalidades populares que utilizan las redes sociales. Algunos recurren a los community manager para gestionar su identidad digital, otros aplican la filosofía del "Juan Palomo" a la hora de contactar con los fans desde la web social. Sea como fuere, el famoso está ahí, expuesto ante sus seguidores, y es capaz de provocar reacciones en función de lo que dice, hace y sube a su espacio virtual en servicios como Twitter y Facebook.

Más allá de los escándalos y de los descuidos, de los que siempre se aprende, existen famosos que están haciendo, desde mi punto de vista, un óptimo uso de Twitter. Puede parecer extraño, pero la excéntrica Paris Hilton (@ParisHilton) es una de esas figuras del audiovisual que sabe cuidar su imagen en la red social de microblogging, donde a diario defiende su marca personal y trabaja con ella colocándose a disposición de sus seguidores y seguidoras (más de 8 millones y subiendo).

¿A qué se dedica Hilton en su día a día digital? Básicamente, a ofrecer lo que sus fans piden, contenido, trasladando el día a día de su fama, que incluye viajes, cenas, hoteles, eventos, encuentros con otros famosos etc. a la versatilidad e inmediatez de la red. Paris sube fotografías de los eventos a los que acude, se muestra curiosa con lo que le rodea en sus viajes, habla de fiestas, de experiencias con otros artistas e incluso de alguna cita textual salida de la boca de otras personalidades. Además, como gran seña de identidad, Paris suele pedir un deseo antes de acostarse desde la red social.

Paris es, en esencia, lo que todo famoso debería ser en Twitter: una figura que no solo da al fan justo lo que busca, sino que además resulta lo suficientemente curiosa con lo que le rodea como para que sus viajes (donde entran en juego las marcas) sean expuestos en la red. Esa curiosidad innata es perfecta para que las marcas apuesten por ella como imagen porque saben qué comportamiento representa en su perfil en Internet y eso, a fin de cuentas, es una garantía.

Las actuaciones de Hilton en Twitter son armas de promoción en sí mismas. A pesar de que no se trata de una usuario excesivamente activa en la red social, sí que es constante y no parece dejar espacios grandes (de días) entre actualización y actualización. Teniendo en cuenta estos datos, las marcas deben ser capaces de analizar cuánta repercusión les puede ofrecer estar vinculadas a la figura digital de una personalidad tan extrovertida en el entorno digital como Paris Hilton.

Puede que el ritmo de vida de Paris Hilton no sea, ni de lejos, el camino a seguir por millones de personas en el mundo, y hasta que algunos de los episodios de su mediática vida resulten insalvables para ciertas marcas, pero es innegable que la chica gestiona su identidad digital en Twitter con acierto. Sus patrones de comportamiento son exactamente los que necesita: contenidos ligeros para la masa de manera constante y referencias que utilizadas correctamente pueden servir de promoción a las marcas.

Fotografías, comentarios, opiniones light sobre sitios, curiosidades... todo lo que aparece en el perfil de Paris Hilton es útil y convierte a la polifacética y rica mujer en un ejemplo a tener en cuenta a la hora de establecer los patrones de actuación en la identidad digital de un famoso. Aquí, en el vertiginoso territorio del social media, Paris Hilton sí es un camino a seguir.

Tag(s) : fan, paris hilton, famosos, contenidos, twitter, fenómeno, redes sociales, caso de éxito