Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La comunidad china se ha instalado en España de forma inteligente tanto social como comercialmente. Más de 166.000 residentes de procedencia china viven en nuestro país en la actualidad, según datos de Instituto Nacional de Estadística publicado hace poco más de un año, en 2011. Las tradiciones de este pueblo han hecho que su crecimiento se multiplique a buen ritmo, pues con el trabajo consiguen resultados que permiten traer más familiares a territorio nacional.

Son una población joven, con una cifra de mayores de edad extremadamente reducida en esencia porque muchos deciden volver a China cumplida la madurez laboral. Esta juventud sumada a la cultura que mantienen su su país de origen, donde el trabajo lo es todo, hacen que por norma general estén más predispuestos a emprender que los profesionales locales, lo que los convierte en una oportunidad de negocio para el ecosistema peninsular.

Polémicas al margen, que las hay, sobre todo por aquellos frentes más críticos con el auge de los comercios que se están abriendo masivamente en las ciudades, la comunidad china de emprendedores en nuestro país supone una oportunidad de negocio para empresas nacionales que se dedican a cultivar ciertos sectores de la economía como el envío de divisas al extranjero o la importación para la elaboración de determinados productos.

Muchos se han empeñado en criticar los problemas que esta disposición al trabajo supone para el pequeño comercio nacional, pero yo soy más de los que opinan que la comunidad china abre nuevas oportunidades de negocio a los empresarios españoles. Solo es cuestión de analizar cómo se ha instalado esta población en nuestro país para detectar posibles frentes donde avanzar para obtener beneficios.

Con la inmigración, los inmigrantes han venido solicitando información especializada en su colectivo. Esta demanda de noticias ha resultado en la creación de publicaciones especializadas tanto en papel como online que concentran noticias sobre la comunidad instalada y sobre su país de origen. La inversión en estos medios especializados es escasa en España a pesar de que existe una clara demanda por parte de los inmigrantes.

El incremento de la población china en España también ha tenido consecuencias positivas sobre la generación de auto-empleo en el país. Uno de los datos más destacados que remarca estas consecuencias hace referencia a que más de 30.000 autónomos -raza en peligro de extinción por la crisis- son empresarios de origen asiático instalados en la península, según el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

La crisis económica no ha hecho más que generar una mayor desconfianza en los empresarios y autónomos, que pierden la fe en sus negocios y comienzan a culpar al extranjero de sus fallos. Son muchos los factores que influyen a la hora de determinar el éxito de estos establecimientos de venta que expanden poco a poco sus productos a terrenos como la alimentación, el menaje del hogar, la ropa y hasta la electrónica.

Pero debemos quedarnos con elementos como la variedad cultural que brinda a nuestro país la integración del colectivo chino en la sociedad y cómo nos podemos nutrir con sus tradiciones para aprender. Se suele decir que en la variedad está el gusto, así que debemos contribuir a que esta mezcla cultural mejore nuestro día a día.

Tag(s) : comunidad, china, asia, negocios, emprendedores, colectivo, inmigración, extranjeros, exportación