Emilio Márquez

Ultimos Posts

Autoformación para el emprendedor

18 Julio 2012 , Escrito por Emilio Marquez Espino Etiquetado en #emprendedor, #emprendimiento, #autoformación, #formación

Muchas personas me plantean a menudo una pregunta que parece ocultar tras de sí la mayor respuesta en el mundo de los emprendedores: ¿un emprendedor, nace o se hace? La respuesta puede ser una mescolanza de ambas posibilidades, pero dependerá en cierto modo de la actitud de los profesionales en su trayectoria.

Uno de los puntos a incentivar por el emprendedor es saber aprender con cada paso dado, reconocer que la formación vendrá siempre dada por el día a día, por lo que se hace y se dice en cada instante. Es llevar el ser autodidacta al territorio de la persona que decide iniciar su propio negocio.

Ser autodidacta y ser capaces de adaptarse a los cambios del mercado son necesidades para toda persona que desea iniciar su negocio, independientemente de si es digital o no, pero sobre todo en el primer caso, en el entorno web, donde todo evoluciona a un ritmo acelerado.

¿Es suficiente lo que se aprende en la Universidad para poner en marcha un proyecto empresarial? Lógicamente, dependerá del centro de estudios, pero la experiencia me dice que los universitarios no llegan al mercado laboral con conocimientos suficientes como para tener éxito en su primer emprendimiento, es necesario completar su formación.

Se debe prodigar el perfil autodidacta, un perfil profesional que además de trabajar esté constantemente comprobando tendencias, viendo lo que realizan otros y tratando de aplicar innovaciones a sus estrategias.

La clave de ser un emprendedor autodidacta se rige, desde mi punto de vista, en tres caminos posibles. En primer lugar, debemos aprender de lo que hacen los demás, prestando especial atención a la competencia. El emprendedor debe evitar a toda costa una miopía excesiva, dejar de mirarse el ombligo y conocer el mundo.

El segundo punto es saber reconocer los consejos extraídos de los golpes, de los fracasos. Una caída puede dejarnos dolidos como emprendedores y desanimarnos, pero también aportar sabiduría aplicable a nuestro negocio. Hasta de los fracasos más estrepitosos (cierre de empresas) se puede aprender para trabajar mejor en el futuro.

Seguir a la competencia y aprender de los errores propios son dos vías para mejorar como emprendedor, pero también es necesario poner un ojo en el extranjero, en lo que se hace fuera de nuestro país. Mirar hacia afuera, nos puede ser útil para adelantarnos a la competencia local. Hazte con las tendencias que se desarrollan en el extranjero y trata siempre de adaptarlas a tu mercado –aplicarlas sin más no tendrá éxito–. Esta simple tarea de aprendizaje propio será útil para apostar por elementos que sorprendan al público objetivo.

La autoformación es absolutamente necesaria para garantizar la viabilidad de un negocio digital en la actualidad. Las buenas ideas no cuajarán y darán resultados si no se cimentan en el aprendizaje diario del emprendedor, en saber rectificar movimientos dados en falso a partir de comprender los errores y en aprender en base a lo que hacen otros. Sé un emprendedor autodidacta para encontrar soluciones a tus problemas.

Leer más

La red social que te hizo perder un trabajo

16 Julio 2012 , Escrito por Emilio Marquez Espino Etiquetado en #trabajo, #rrhh, #redes, #sociales, #selección, #laboral, #recursos, #humanos, #empleo, #privacidad

Para no perder tu puesto de trabajo por culpa de acciones en redes sociales, existen hasta tres consejos básicos. Uno, mantén tu privacidad en redes sociales al máximo. Dos, no subas aquello que te pueda comprometer. Tres, nunca aceptes a tu jefe. Cuando los dos primeros fallan y la tercera barrera desparece por cortesía (“buen rollo” en el trabajo), las medidas a emprender se amplían.

Estoy comenzando a acostumbrarme a la lectura de noticias tipo “Pierde su trabajo por criticar la empresa en Facebook” o “Despedido por publicar una foto en Twitter”. Lo cierto es que estas situaciones se están empezando a volver comunes porque el trabajador no tiene conocimientos plenos de la potencia y peligros de una red social.

¿Por qué se producen estos casos? Por un lado, porque una clara falta de formación en el uso de las redes sociales en la persona afectada. No se está educando en el buen uso de las redes sociales ni en las escuelas, ni en las universidades ni en el trabajo. La formación es nula. La primera experiencia que un usuario tiene con Facebook es por aprendizaje propio y muchas veces sin pensar en los posibles riesgos.

Esta falta de formación hace que pocos internautas sepan de verdad el potencial que tiene una publicación en una red social. Incluso personalidades de primer nivel, que se presuponen conocedoras del medio, cometen errores que levantan polémicas y dañan la imagen personal. Casos que llegan a ser Trending Topic en Twitter no faltan.

Un malentendido pueril como éste no supone nada más allá del chascarrillo, pero otras personalidades y anónimos se han visto afectados por publicaciones indebidas en Foursquare (“¿Qué hacías ahí a esa hora?”), en Twitter (“¿Por qué opinas esto?” y fotografías en Facebook.

Privacidad, privacidad y privacidad. Ésta es la única fórmula para evitar las nocivas consecuencias que tiene un perfil abierto al público de cara a posibles problemas profesionales. Controla quién ve lo que publicas y se acabó el problema. Marca tu perfil como privado, retíralo incluso de los buscadores. Cualquiera de estas dos medidas es posible.

Pero si lo que buscas es mantener tu identidad digital operativa a la vez que controlas tu privacidad, lo mejor que puedes hacer es regular la privacidad estableciendo grupos de contactos que pueden acceder a tus contenidos en función de tu cercanía y confianza. Subir álbumes y asócialos a contactos concretos es más que recomendable.

Sí, se trata de un proceso más o menos complejo, que requiere algo más de tiempo que una mera subida de una fotografía, pero a la larga compensa. Controlar la privacidad de las fotografías, de las publicaciones, de quién y quién no puede comentar, visionar el muro etc. es la solución más trabajosa pero a la par más efectiva para evitar problemas.

Mantener nuestra identidad digital cuidada y solo al alcance de quienes queremos es fundamental para evitar consecuencias no deseadas. Las redes sociales pueden ser herramientas útiles para que los responsables de Recursos Humanos no contraten a un candidato.

Buscar un nombre en Google es algo cotidiano para muchos directores de recursos humanos, es asegurarse en su trabajo. Adentrarse en demasía en un perfil es otra cuestión bien distinta. Y basta entrar en el conocido buscador para localizar de un vistazo el perfil de un candidato en Facebook, Twitter, Linkedin, Foursquare, etc. Cuida tu casa digital como lo harías con la real.

Leer más

3 datos para demostrar el futuro del comercio electrónico móvil

11 Julio 2012 , Escrito por Emilio Marquez Espino Etiquetado en #futuro, #comercio, #electrónico, #móvil, #España, #smartphones, #ecommerce, #m-commerce

El primer dato hace referencia al consumo de información desde el móvil y al uso de éste como plataforma de compra: El 15 por ciento de los consumidores españoles han consultado recientemente información sobre productos antes de efectuar sus compras o directamente han realizado compras.

Esto permite dos interpretaciones. Por un lado, el más positivo, está aumentando la penetración de los teléfonos móviles como herramientas para efectuar compras y para realizar consultas informativas. En este último término, los smartphones actúan como resorte para decantar a los consumidores por uno u otro producto en función de lo que descubren en la red.

La segunda interpretación, menos favorable, es que todavía queda un alto porcentaje de los consumidores que no utilizan el móvil ni para consultar información ni para comprar. Esto pone de manifiesto que los profesionales del e-commerce deben seguir trabajando para potenciar las ventas de productos a través de los nuevos dispositivos. El objetivo, crear comercios multicanal.

¿Cómo se puede potenciar este perfil? Directamente con técnicas y herramientas que resulten cómodas para los consumidores y acudiendo, siempre, a la innovación. La Realidad Aumentada y el uso de códigos QR son dos tendencias muy aplicables al comercio electrónico (comprar productos, precios, etc.) que se deben tener en cuenta a medio plazo (los códigos QR sólo les interesan a los heavy users).

El segundo dato a tener en cuenta es que el 27 por ciento de los españoles ya compran a través de Internet, lo que supone un incremento superior al 50 por ciento con respecto a hace cinco años, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

La cifra no solo ha crecido, sino que ha constatado lo que se viene diciendo de un par de años a esta parte, que el comercio electrónico, a pesar de los comentarios más negativos, crece. En facturación el comercio electrónico creció un 25% entre 2010 y 2011.

Por último, otra estadística indica que más del 20 por ciento de los usuarios con smartphones entre sus manos están dispuestos a utilizar los teléfonos para comprar. Que una cuarta parte de los consumidores con teléfonos no es baladí. De hecho, la cifra crecerá en un par de años a la par que la venta de móviles inteligentes, que subió un 58 por ciento en 2011.

En el año 2014 tendremos más de 1.700 millones de smartphones en todo el mundo, los profesionales del comercio electrónico deben abolir esa ley no escrita que les lleva a prescindir de los móviles como herramienta para realizar compras.

Ahora es un buen momento para dar un paso al frente y comenzar a valorar el impacto que los dispositivos móviles tendrán en la próxima media década y cómo serán una de las claves del comercio electrónico. Y por supuesto, tampoco podemos olvidarnos de las tabletas, “primas” de los smartphones. Las grandes ya comienza a mover fichas con las app, pero las pequeñas todavía tienen margen de maniobra para mantener a sus clientes.

Leer más

Twitter, núcleo de emociones

9 Julio 2012 , Escrito por Enrique Etiquetado en #microblogging, #Redes sociales, #retweet, #social media, #twitter

Redes sociales existen muchas, suficientes. Quizás demasiadas redes generalistas en la opinión de algunos y con algún nicho por cubrir entre las redes verticales. Pero cierto es que cada plataforma instalada en la Web Social funciona a su manera, ofrece una experiencia única y hace que nos comportemos de una u otra forma. Lo que se transmite en una red social vertical especializada no es lo mismo que lo que se obtiene de una red social generalista, por poner un ejemplo.

Uno de los puntos que más influye sobre lo que se cuece en las redes sociales es la actitud de los usuarios que habitan en ella. En Internet, pese a la distancia, también somos personas y actuamos en consecuencia: pensamos, opinamos, valoramos, expresamos sentimientos, juzgamos, criticamos… Cualquier “movimiento social" cargado de un fuerte componente emocional es posible en una red social con todas sus particularidades propias del entorno digital.

El caso del Twitter es especialmente destacable. En mi opinión, en esta red social de microblogging se ofrecen más emociones que contenidos, o al menos se produce el singular efecto de inundar los contenidos de emociones. Por llamarlo de alguna manera, el cóctel de Twitter se compone de un 70 por ciento de opinión y un 25 por ciento restante de información y un 5 por ciento de “otros”. La ecuación, maleable, no es exacta, pero sí precisa.

Ejemplo. Un usuario comparte una noticia que ha visto en un medio de comunicación o Tv. ¿Coloca solo el enlace como sucedería en Facebook? No. Además de la URL (corta), el tweet se llena de caracteres que forman opinión. El mensaje transmite información (enlace) y opinión (valoración) en 140 caracteres, algo que no sucede en redes sociales como Facebook, donde la opinión se encaja por norma general en los comentarios.

En Facebook se produce una barrera que en cierto modo separa la opinión de la información en el plano estético. Cuando se comparte un contenido, el mismo diseño de la red social introduce una separación entre el enlace y la opinión. Las valoraciones también están presentes, sí, pero ocupan una posición menos dominante. Precisamente éste es el punto que separa diametralmente Facebook del uso de Twitter y otras en lo que a tipos de mensajes respecta.

El cóctel social de Twitter guarda un 5 por ciento de “otros” materiales igual de sabrosos que se disponen en su justa medida, pero destacando especialmente. El humor y la ironía son especialmente relevantes en los mensajes que se publican en la plataforma de microblogging. Los usuarios suelen ser más ácidos aquí que en otras redes sociales. Basta comprender el éxito que tienen los tweets a través de los retweets.

Realizar una radiografía de lo que se retwitea permite descubrir cómo se bebe este cóctel social en Internet. Por norma general, los retweets de más éxito están compuestos por información más tres factores que pueden aparecer tanto combinados como por separado: el humor, la ironía y la crítica. Twitter es una especie de polvorín donde las defensas a las “causas perdidas” explotan en cuestión de segundos creando corrientes de opinión.

A lo largo de estos años no han faltado hashtags y Trending Topics que se han aupado a las primeras posiciones de los temas más comentados a partir de mensajes irónicos a base de retweets. No falla. A fin de cuentas, Twitter es un entorno donde los usuarios detectan y alzan tendencias con su voces, y como en cualquier foro de opinión, el humor, el sarcasmo, la opinión y la ironía.

Por lo tanto, estos elementos hacen que Twitter sea una red social donde afloran las emociones, los sentimientos, en forma de opiniones que se comen mensajes informativos, que los mastican. El mix entre opinión e información es la salsa de Twitter, lo que hace que funcione y se expanda con sus 140 caracteres, suficientes para crear corrientes de opinión.

Leer más

El triángulo de habilidades del emprendedor

6 Julio 2012 , Escrito por Enrique Etiquetado en #caracteristicas del emprendedor, #claves del emprendedor, #emprededores en españa, #Emprendedores y proyectos, #emprendeores

¿Cuáles deben ser las cualidades del emprendedor? : En otros artículos publicados he tratado de definir el perfil del emprendedor, aunque siempre admitiendo que no existe una fórmula exacta para encuadrarlo. Ser emprendedor es una actitud, una manera de ver nuestra vida profesional, un camino a seguir, no una imposición. Siempre he defendido que cualquier persona puede trabajar en su proyecto sin necesitar una madera especial para llevarlo a cabo.

Pero si de algo estoy convencido, es de que los emprendedores deben tener una serie de puntos en común para llegar a buen puerto con sus ideas. Si estos tres conceptos no se promueven desde el minuto uno, el resultado del emprendimiento puede no ser el deseado por razones que resultan obvias. Da igual el sector profesional, el tipo de proyecto y la inversión: sin sinceridad, humildad y cercanía no vamos a ninguna parte.

Subidos al barco de emprender, es absolutamente necesario que seamos sinceros con nosotros mismos. Reconoce hasta dónde puedes llegar, márcate los límites de manera clara y sé capaz de reconocer cuáles son tus oportunidades reales de negocio. La sinceridad también implica saber reconocer en todo momento cuando hemos metido la pata, sobre todo para rectificar a tiempo.

La palabra fracaso tiene una tremenda cara negativa, es evidente, pero también ofrece una cara optimista. Aquí es donde entra en juego el segundo factor del emprendedor, la humildad, que nos permite aceptar las críticas y los consejos del vecino, que posiblemente sepa más  de esto que nosotros. Encerrarnos en nuestra "realidad" termina viciando los proyectos y no es, en ninguno de los casos, la mejor manera de crecer como emprendedores.

También es fundamental la cercanía, la proximidad con los que nos rodean. Porque en un encuentro con posibles inversores de nuestro proyecto, transmitir esa cercanía, esa pasión por el proyecto, es de vital importancia para conseguir los fondos necesarios para crecer. Confiar en las posibilidades de uno mismo es requisito indispensable para atraer al capital externo, pero esta confianza se debe apoyar siempre en la humildad y en la sinceridad.

Resulta inevitable pensar en este trío de habilidades del emprendedor como un triángulo cuyos lados están conectados entre sí de manera cerrada. En el interior de cada arista es donde se desarrolla el proyecto. No salirse de estos tres factores puede ayudar a conseguir los resultados que buscamos como emprendedores. Sé que no es la fórmula definitiva, pero los años me han demostrado que puede ser útil. ¿Qué opináis?

Leer más