Emilio Márquez

Educación para ser buenos ciudadanos

9 Septiembre 2008 , Escrito por Emienemiblog Etiquetado en #...sus reflexiones, #colegios, #democracia, #educacion para la ciudadania y los derechos humanos, #etica, #jeb bush, #padres, #profesores, #valores, #vuelta-al-cole

Casi a punto de que comiencen las clases y, por lo tanto, casi a punto de que los niños, cuyos padres no pueden costearse 3 meses de vacaciones como ellos, dejen de ver la tele o de jugar a la Nintendo Wii o la PSP durante todo el día... se plantean de nuevo, también con el nuevo curso político, las dudas acerca de la asignatura de la discordia. No... no es Religión si es lo que estais pensando, seguro que a todo el mundo le parece muy bien que sus hijos estudien Ética, porque eso ya, después de muchas batallas con los colegios, está más o menos aceptado. El problema viene ahora de la mano de la "Educación para la ciudadanía", esa asignatura que, dependiendo del lado político en el que te posiciones, podrás oir un número mayor o menor de defensores o detractores al respecto.

Para los alumnos de primaria de Aragón, La Rioja, Canarias y la Comunidad Valenciana el curso académico 2008/2009 ha comenzado esta misma mañana. Los más pequeños ya lo hicieron (los de infantil) a primeros de este mes, y pronto lo harán el resto de comunidades y los alumnos de secundaria, bachillerato y FP.

Pues este nuevo curso escolar arranca también con la implantación en toda España de "Educación para la ciudadanía y los derechos humanos", una asignatura que el año pasado sólo llegó a 7 comunidades: Asturias, Cantabria, Andalucía, Cataluña, Navarra, Extremadura y Aragón eligieron que en sus centros educativos se formara a los alumnos en materia de educación cívica y valores.

Sin embargo, ya el curso pasado, y supongo que quizá en menor medida, pero también durante este curso, algunos padres y profesores decidieron mostrarse contarios a esta asignatura y pelear, llegando incluso al Tribunal Supremo, para asegurarse de que sus hijos no fueran "adoctrinados" en las aulas con enseñanzas "tan graves" como que el papel se tira al bombo azul y el cristal al verde, que hemos de respetar a los demás porque vivimos en una sociedad plural.

Se prevé que los padres contrarios a la materia seguirán peleando, aunque en la práctica, sólo el 0,02% de los jóvenes que tenían que cursarla se negaron finalmente a hacerlo. Todo dependerá, en gran medida, de la decisión del Tribunal Supremo sobre las resoluciones judiciales a favor y en contra de la objeción.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Emilio Marquez 07/10/2012 09:41

@Jordi, yo que soy de otra quinta (la del baby boom) la asignatura de urbanidad no pude conocerla, eso si, veo con muy buenos ojos que de alguna manera a los alumnos se les explique que hay que respetar al prójimo, que todos somos iguales, que la integración es deseable y que hay que tener unas normas mínimas e iguales para todos de urbanidad y buen convivir con el prójimo.

@Roberto, tienes razón que si fuera una asignatura opcional, debería paliarse las críticas a dicha asignatura. Pero en la práctica, cada centro decide qué tipo de temario se enseña en sus aulas, hay decenas de interpretaciones editoriales, con muy profundo carácter diferencial entre ellas y algunas de ellas son muy acordes a corrientes de pensamiento religioso.

Roberto Herrero 07/10/2012 09:41

En esencia puede ser una buena asignatura, entendida como las antiguas lecciones de ética dentro de las asignaturas de ciencias sociales. Sin embargo, personalmente critico su obligatoriedad, que es lo que crea el gran debate en torno a ella.

El problema que surge es que debería de garantizarse la neutralidad, y es algo que no sólo no está garantizado, sino que el Gobierno con sus declaraciones vierte sospechas sobre cierto "adoctrinamiento".

El término adoctrinamiento (no necesariamente político, que también pudiera ser) no es exagerado. Tengamos en cuenta que se habla de tolerancia social, como lo relacionado con la diversidad cultural o la orientación sexual, que a día de hoy están bastante aceptados, pero que hay otros conceptos que pudieran incorporarse dentro de este punto que no están tan claros qué es lo correcto (por ejemplo el aborto).

Por otro lado, cierto es que se realiza una formación ética, pero también se anula ota virtud humana que será muy útil en el futuro... y es que se puede anular el criterio propio de los alumnos (era una de las críticas que se hacía a las asignaturas religiosas).

Por supuesto también entra en confrontación con la conciencia (por ese motivo hay objeciones).

Pero más importante y grave pueden ser las implicaciones legales, comenzando por el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos, y terminando por la propia Constitución, que en el artículo 27 garantiza que los hijos recibirán una educación de acuerdo a sus convicciones.

Posiblemente poner esta asignatura como opcional en vez de obligatoria salvaría muchos de estos conflictos legales y morales, y dejaría contenta a mucha más gente. Lo que da que pensar es por qué tanta obsesión por la obligatoriedad... parece un argumento más de para lo que se puede usar.

Jordi Planas Manzano 07/10/2012 09:41

Cuando era pequeñajo estudiaba una asignatura pequeña pero importante, se llamaba Urbanidad, me enseñaban a abrir la puerta a las damas, ceder el asiento del autobús a las personas mayores, embarazadas o discapacitados, entre otras cosas.
Desde que la suprimieron la he encontrado a faltar, en muchos años nadie se ha ocupado de transmitir esos valores a los infantes, incluidos algunos padres han estado tan ocupados que no lo han hecho. Espero, no estoy seguro, que esto lo supla.