Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Islandia está resultando ser una de las naciones más perjudicadas por la crisis financiera. Un país que cuenta con 313.000 habitantes y durante años ha sido un modelo de crecimiento económico para el mundo, se ha venido abajo. Parece ser que la privatización de la banca dió lugar a que los grandes bancos islandeses, Kaupthing, Landsbanki y Glitnir, apostaron por una mayor presencia internacional provocando grandes movimientos de capital con consecuencias negativas.

El mal planteamiento de los fondos de inversión y su escasa regulación han provocado deudas a las que el Banco Central de Islandia no puede hacer frente, debido a su debilidad. La especulación a la que se ha visto sometido el país, ha provocado que muchos negocios no fueran estructuras sólidas. Mientras el mercado internacional funcionaba, la situación estaba controlada. En cuanto la economía global ha empezado a tambalearse han surgido problemas. Refinanciar una deuda tan grande no es tarea fácil, más ahora cuando las entidades no estan dispuestas a arriesgar.

Desde principios de año los inversores han ido sacando su dinero del pais, y la crisis se ha vuelto cada vez más aguda. Tras la caída de los tres principales bancos islandeses la situación se ha demostrado claramente preocupante. El sábado pasado los islandeses decidieron intervenir, protestando frente a la sede del Parlamento, reclamando la dimisión del primer ministro islandes, Geir Haarde.

Los islandeses se sienten defraudados y engañados, los más perjudicados de una gestión poco cuidadosa. La tasa de desempleo sigue creciendo y las estrecheces asfixián a los ciudadanos en un país al borde de la bancarrota. La solución no acaba de plantearse con claridad, la adesión a la UE podría ser una de las que baraja el gobierno islandes, habrá que esperar para ver.

Más en Internet:

Tag(s) : crisis, crisis económica en Islandia., crisis económica islandesa, crisis en Islandia, Está pasando, islandeses se manifiestan ante la crisis, islandia, manifestación en Islandia, Política internacional