Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Esta tarde serán presentadas las ayudas que Barack Obama pretende poner en marcha en un intento por solucionar la situación dramática del sector del automóvil. La industria del motor es una de las más desfavorecidas por la crisis que produce unas caídas en la ventas de cantidades desorbitadas, desde hace meses y el Gobierno de la Casa Blanca ha optado por intervenir. Sin embargo antes de hacer públicas cuales serán esas ayudas ha exigida la dimisión del presidente y consejero delegado de la General Motors.

Si el gobierno decide apoyar en este tipo de industria debería ser para exigir investigación y desarrollo en vehículos con nuevas fuentes de energía y que consuman menos.

La GM es la segunda empresa de automóviles más grande del mundo y durante muchos años estuvo en el puesto número 1 por beneficios a nivel mundial. Fundada en 1908 en Detroit, ha logrado convertirse en una fuerte compañía dentro del país llegando a ser la corporación más grande de EE UU. Sin embargo desde hace un año venía reclamando una intervención por parte del Gobierno norteamericano, al verse incapaz de salir de la difícil situación de esta crisis financiera. Al final parece que estas peticiones han sido tenidas en cuenta y el nuevo presidente plantea medidas.

Por el momento tanto la General Motors como su competencia, Chrysler han recibido ayudas por valor de millones de euros. Por este motivo ante nuevas medidas se han planteado cambios dentro de la estructura directiva. En el caso de GM, Wagoner presidente desde 2000, abandona su puesto tras las constantes perdidas que ha sufrido dejando el cargo a Fritz Henderson. Por su parte Chrysler sólo logrará la ayuda económica prometida por Barack Obama si alcanza un acuerdo con la empresa italiana Fiat. Peugeot-Citroën también es otra que se apunta a destituir al presidente de su empresa ante las constantes pérdidas.

Parece que el Gobierno de Barack Obama no piensa "soltar" más dinero si algunos no asumen su parte de responsabilidad. A fin de cuentas no parece un proyecto de negocio sostenible el haber ganado cifras millonarias  durante años y encontrarse en poco tiempo en una situación desesperada. Esperemos que las ayudas que están por llegar sean efectivas.

En cualquier caso nos encontramos en otro caso de socializar las pérdidas entre todos, cuando los beneficios de muchos años de bonanza sólo fueron para unos pocos.

Más en la red:

Tag(s) : automóvil, Casa blanca, Chrysler, crisis, dimisión, Efectos colaterales, El cambio de modelo económicos, General Motors, industria, Obama, presidente