Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Las próximas elecciones al Parlamento Europeo están a la vuelta de la esquina, aunque una gran parte de la población prácticamente no se ha enterado. El 7 de junio 2009 volvemos a estar tod@s convocad@s para elegir democraticamente a los representantes europeos con los que más identificados nos sintamos. Si por algo se caracterizan este tipo de convocatorias es por la escasa participación de los ciudadanos que ven a Europa cómo algo muy lejano y distante de nuestros intereses del día a día. Con el paso de los años, del 69% de participación que se registró en las primeras elecciones de 1987, el porcentaje ha ido disminuyendo hasta situarse en el 45% registrado el año pasado y el 34% que se espera acuda este año, gran parte de la población no ve útil acudir a esta votación a la que no le ven sentido, aunque si lo tiene.

En las decisiones de la UE ocurre que cuando esta acierta, los políticos de cada país se anotan los aciertos cómo propios cómo si las propuestas de éxito fueran una invención del político local de turno, sólo inculpando a la UE cuando las decisiones que toman los políticos locales son difíciles.

En general uno de los grandes puntos débiles de la UE, ha sido la falta de identidad comunitaria en la ciudadanía europea. Para intentar suavizar esta carencia que impedía crear una Europa cohesionada y unida, se puso en marcha una nacionalidad comunitaria y una serie de programas que facilitaran el intercambio y la libre circulación de las personas. Ni por esas la situación ha dejado de ser distinta y para las próximas elecciones no se espera que mejoren los niveles de participación. Al mismo tiempo que la constitución europea sigue empantanada y paralizada por la reticencia de los ciudadanos de muchos países.

A lo largo de los 23 positivos años que España lleva como miembro de la UE, han sido muchas las fases por las que ha pasado. Durante años ha gozado de los favores económicos, y nuestro país ha dado un gran salto gracias a las ayudas comunitarias. No hace demasiado que la situación ha cambiado y estas ayudas se han trasladado a otros países incorporados recientemente, con una renta baja que hace muy necesario que se les cedan fondos de cohesión europeos. Parece que esta es una de las razones por la que los españoles hemos dejado de interesarnos en Europa.

Sin embargo este desinterés es sólo en apariencia. Según las encuestas, el 90% de la población española valora muy positivamente nuestra presencia en la UE y consideran que formar parte de los países comunitarios supone un privilegio que debemos conservar, postura a la que yo mismo me sumo pues estar en Europa es muy importante y necesario. Esa es la gran paradoja,  se le concede importancia a tener presencia en la UE, sin embargo es tónica común que poc@s sean los que se molesten en acudir a las urnas europeas, otros ven en esta cita un momento ideal para castigar al gobierno de turno cuando este no debería ser la inspiración de esta votación que tiene una importancia entidad propia.

A mi me ha llegado una carta indicando que me presente el 7 de Junio a primera hora cómo suplente de vocal de una de las mesas electorales en mi ciudad natal, Sevilla, donde sigo empadronado.

Algo esta fallando en el modo de hacer política actual. A la falta de líderes carismáticos y discursos sólidos, se le suma  un abuso en la confrontación y la polémica destructiva. De estas circunstancias deriva el pasotismo  de la mayoría. De otra índole son las tácticas que desde otros países comunitarios se están llevando a cabo para lograr mayor participación. Se trata de abrir los colegios electorales el lunes por la mañana, de manera que los rezagados que por circunstancias no puedan acudir la jornada del domingo, lo hagan el lunes. Desconocemos si esta iniciativa ayudaría, o la escasa participación seguiría reinando.

Más en la red:

Tag(s) : ...sus reflexiones, ciudadano, elecciones, Emilio y..., Parlamento, participación, patido, política, Política internacional, Preguntas y respuestas, UE, urna, voto