Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Este próximo periodo vacacional quizás sea recordado como "la del año de la crisis" y esperemos que esta no dure varios años cómo tiene pinta de poder ocurrir, sobre todo para aquellos que lamentablemente se vean privados de poder viajar o pasar una semana en la playa tras una larga temporada de trabajo. Más amarga será para los que aún no han encontrado un puesto de trabajo, que desearían poder tener la opción de no disfrutar de vacaciones, lo que es la vida y sin un empleo es impensable una escapada salvo que se utilice el ingenio. Sin embargo el período de vacaciones es un momento que se puede vivir de muchas maneras, basta con planteárselo de otro modo.

El Gobierno parece tenerlo claro, y teme que los ingresos por el turismo extranjero desciendan considerablemente teniendo en cuenta que el turismo es uno de los tres pilares de nuestra economía (ladrillo, automóvil y turismo). Para un país como España, destino favorito de muchos países europeos, esta noticia tiene repercusión económica y la bajada de turistas extranjeros se ha resentido en los primeros meses del año 2009. La crisis global está azotando también a los países que son emisores de turistas a España en especial al Reino Unido donde el cambio de su paridad con el Euro-Libra hace que viajar a España no salga tan a cuenta. El desempleo no es un problema sólo nuestro, y el prescindir de vacaciones afectará más allá de nuestras fronteras.

El Gobierno hace meses que decidió intervenir en el sector turístico, poniendo en marcha el Plan Renove Turismo. Con este plan se han inyectado 400 millones de euros, a los que hay que sumar otros 600 millones que ya han sido aprobados por el Consejo de Ministros. El balance de esta primera inversión ha sido positiva, habiéndose generado más de 15.000 empleos y financiado 1.090 proyectos destinados a mejorar las infraestructuras turísticas, una modernización y reconversión totalmente necesaria para adaptarse a las nuevas exigencias de unos turistas cada vez más exigentes con una mayor oferta, el usuario es infiel por naturaleza y hay países de nuestro entorno encantados de recoger los turistas que nosotros perdamos por lo que aumentar la competitividad es algo obligado.

Hasta que no acabe el verano, esto no son más que conjeturas, pero los augurios no son para tirar cohetes. Aunque tenemos los datos de lo que va de año,y de ellos se desprende que efectivamente los beneficios del turismos han descendido un 12%. No hace falta ser adivino para presuponer que a más parados, menos veraneantes. Y no olvidemos la polémica de los famosos chiringuitos, que ven amenazada su existencia por las regulaciones de costas.

Más en la red:

Tag(s) : crisis, desempleo, extranjero, Sociedad y economía, trabajo, turismo, Usos y costumbres, vacaciones, verano, viajes