Emilio Márquez

Duro emprender, más duro el emprendedor

29 Diciembre 2011 , Escrito por Enrique Etiquetado en #...sus reflexiones, #El cambio de modelo económicos, #emprendedores, #Emprendedores y proyectos, #emprendimiento, #españa, #inversores, #Preguntas y respuestas, #proyectos, #Redes sociales, #startups

La vida del emprendedor es dura de principio a fin. No nos vamos a engañar a nadie sobre este detalle a estas alturas. Quien se decide por iniciarse a emprender sufre sus consecuencias desde el primer minuto del partido y hasta que se pita el final con la jubilación. Ser emprendedor nos obliga a estar día a día luchando por nuestra idea, invirtiendo en ella primero nuestros ahorros y posteriormente nuestros beneficios de la actividad empresarial, cultivándola grano a grano para recoger los frutos por pocos que sean. Hay que trabajar con un hándicap adicional: la responsabilidad.

Con esto no quiero decir que trabajar para terceros no sea complicado (todo es relativo según cada punto de vista), basta acudir a los empleos en la administración pública, lastrados por los recortes a partir de la crisis, para entender a qué me refiero o pensar en los trabajadores de la empresa privada que no pueden dormir por la ansiedad que les produce perder su empleo.

Un trabajador trabaja con un horario cerrado (de 08:00 a 16:00, por poner un ejemplo, no debiendo ser obligados a trabajar horas sin cobrar fuera del horario establecido entre empresa y trabajador) y fuera de esa franja temporal puede hacer lo que absolutamente le dé la gana, los emprendedores deben completar con muchas más horas al día de dedicación al proyecto que emprenden o es posible que sin una completa dedicación del emprendedor la startup descarrile.

Para un emprendedor, esa franja de tiempo de ocio, divertimento con la familia y tranquilidad prácticamente es inexistente. Incluso en vacaciones (si es que llega a haberlas, por que muchos emprendimientos no se pueden cerrar en vacaciones). El emprendedor autónomo debe estar siempre encima de su producto y dispuesto a sacrificar en cualquier momento horas de relax por el bien de la empresa. Tantas como sea necesario para que el proyecto salga adelante. Un emprendedor no vive de sus horas de trabajo naturales, vive de las horas extra. Estamos dispuestos a hacer todo lo que sea necesario para mantener a flote nuestra idea.

Otro de los sacrificios del emprendedor. La familia y los amigos, esos elementos que actúan como pilares en nuestro día a día, también se convierten en sacrificios en la vida del emprendedor. No verás el momento para atender a los tuyos cuando estés en época de máxima tensión laboral (por norma general, siempre) porque tendrás que sacrificar tus citas sociales a costa de las citas profesionales. Encuentros con clientes, reuniones de equipo, congresos... El networking tan necesario como siempre, más en el día a día del emprendedor.

Y hablando precisamente del networking. En esta maratón infinita que supone crear nuestro propio puesto de trabajo, el contacto con el exterior empresarial es sumamente importante. Recomiendo reforzar la identidad personal digital de cada emprendedor de startup para promover posibles colaboraciones con otros profesionales, dar a conocer nuestra marca y producto/servicio, etc. La mejor cartera de clientes es aquella que se consigue con los contactos trabajados día tras día, aquellos contactos con los que se ha establecido una relación de confianza. Emprender es correr una carrera de fondo con obstáculos. La diferencia entre el deporte y el emprender es que algunos de los obstáculos se verán en el horizonte y otros surgirán de la nada.

El factor incertidumbre también es un elemento a tener en cuenta. La vida del emprendedor y sobre todos sus primeros pasos están llenos de decisiones incorrectas, de problemas y de una falta de esperanza, con muchos altibajos. Dar forma a un proyecto nos tendrá siempre pendientes de su viabilidad. ¿Seguiremos empresarialmente vivos dentro de seis meses? ¿Y de un año? A medida que pasa el tiempo y ganamos estabilidad, la incertidumbre no desaparece (más en época de crisis) solo se integra en el día a día del emprendedor: es un factor más.

Además, está claro que España no es en este preciso instante el mejor territorio y momento para emprender. Nos encontramos en una tremenda fase de recesión económica y nos enfrentamos a organismos públicos que en lugar de facilitar el emprendimiento, se mantienen casi al margen sino obstaculizan. Existen muy pocas ayudas para emprendedores, que son difíciles de obtener y que en el mejor de los casos pueden servir como incentivo a largo plazo para el proyecto, no como detonante que ayude a comenzar. Un elevado porcentaje del soporte económico para emprendedores viene de los bancos y ya sabemos en qué situación se encuentran... Con lo que resulta obligado siempre empezar a emprender buscando el apoyo del entorno cercano, amigos íntimos, familia, compañeros de estudios, etc.

Planteado este panorama, casi que cuesta valorar eso de ser emprendedor. Dar este paso es sumamente importante y determinará los próximos años de tu vida (o toda) transformando tu manera de entender la realidad como profesional y como persona. El único camino que nos queda es la pasión puesta en el proyecto y la dureza que ganaremos con el tiempo. ¡Ánimo!

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Daniel 05/25/2018 09:08

Gracias por el post Emilio. La vida ANTE TODO está para vivirla DISFRUTANDO DE TU TIEMPO LIBRE. Si tienes que dejar tu vida, tus amistades y hasta tu familia de lado para luchar por una ilusión o un sueño, a no ser que fluya y que verdaderamente aporte un valor añadido a los demás que ahí lógicamente se verá reflejado en una recompensa económica, NO VALE LA PENA HACERLO.

Irving Flores 07/10/2012 09:56

Una dura realidad para el emprendedor, sobre todo cuando tenemos fe y pasion en nuestros proyectos, esto ultimo hace que podamos seguir adelante.

3 Preguntas Sobre los Riesgos de tu Startup que Debes Responder | Gabriel Gómez Rojo 07/10/2012 09:56

[...] Tener estas preguntas en mente cuando empiezas un nuevo proyecto te puede ahorrar años de peregrinación por el desierto: [...]

OPTIMAV 07/10/2012 09:56

Tienes razón. El post me ha parecido muy interesante. Yo también soy emprendedora y en estos tiempos de crisis es cuando esa palabra toma una relevancia especial. Cierto que es duro, cierto que crea incertidumbre, cierto que requiere un esfuerzo continúo, pero cuando tu proyecto crea vida, la satisfacción también es importante. Yo he creado mi propia Web de servicios y cada vez que ayudo a alguien en su trabajo me siento recompensada por el esfuerzo. Saludos

Emprendering 07/10/2012 09:56

Sin duda!
Consideramos que "emprender nunca ha sido fácil, pero sí puede hacerse más sencillo".

elblogdeluna 07/10/2012 09:56

Emprender es muy difícil, pero lo realmente complicado es cerrar un negocio cuando no funciona. Un saludo

Alfonso 07/10/2012 09:56

Precisamente hoy en Twitter compartían esta frase que creo que le va genial al tema: "Ser un emprendedor es vivir unos años como otros no lo harán, para vivir el resto de sus vidas como otros no podrán".

Emilio Marquez 07/10/2012 09:56

@Dardo, muy habitual es lo que estás denunciando, se ha aprovechado la crisis para volver los puestos de los trabajadores más precarios, lo cual es muy malo para todos, al causar inseguridad, provocando problemas personales y en lo económico una aversión al consumo ante el miedo de perder el puesto de trabajo sólo por pedir los derechos laborales.

Miguel Cabello 07/10/2012 09:56

Enhorabuena por tu artículo, Emilio. Nos vemos íntegramente reflejados en él cuando nos identificamos emprendedores de verdad. A veces...se llega a límites insospechados que la mente y la resiliencia juegan un papel fundamental. Pero cuando sabes lo que haces y lo que quieres, sólo hacen falta pequeños empujones para llegar donde pretende [email protected] y luego mantenerse. Si bueno es el artículo y entrada, mejor es el comentario tuyo donde matizas más abajo...que copio - pego "muchos son los que venden “ser emprendedor es un camino maravilloso”, sin explicar que esto de emprendedor es muy duro."
Magistral como siempre, Emilio. Buenos días a [email protected]

Guiomar González 07/10/2012 09:56

Totalmente de acuerdo, con un agravante: el poco reconocimiento social, encima de tanto esfuerzo, eres un iluso; si te va bien, "vaya suerte has tenido" y si te va mal "ya te lo decía yo". Pero, una vez empiezas, es difícil dejarlo ¿verdad?

Juan Ochogavia 07/10/2012 09:56

Me ha parecido genial el post, así me he sentido y debo decir que sigo sintiéndome cada vez que inicio una nueva actividad, colaboro en su creación o asesoro.
A día de hoy con 4 empresas montadas y funcionando y 2 montadas y que ya no funcionan, creo que aprendí mas de las que NO funcionaron que las que siguen en marcha.
Igual es para comentarlo mas adelante, lo positivo del error y lo que se aprende de él.
Enhorabuena de nuevo.

Carles Alonso 07/10/2012 09:56

Cuánta razón que tienes!
Cuesta dejarlo todo y decir: "voy a montar mi propia empresa".
Aunque he de decir que, desde mi propia experiencia, hay una fórmula para que económicamente no sea tan drástico el cambio y es pluriemplearse.
Puedes trabajar tus 40horas semanales en una empresa y, el resto de horas (descontando horas de sueño, comida, etc.) para iniciar nuestro proyecto.

Lo complicado, como siempre, es dar el salto definitivo a nuestra empresa.

dardo 07/10/2012 09:56

De acuerdo, con la sutil diferencia de que yo como trabajador de una empresa privada tengo que hacer guardias remuneradas pero no obligatorias porque todos mis demás compañeros las hacen, aunque yo no quiera, por lo que trabajo de 14:30 a 22h una semana de cada tres o cuatro y llevarme un móvil, aunque no quiera, al que me pueden llamar, y de hecho lo hacen, a cualquier hora de la oche, o del fin de semana, siendo responsable de un sistema.

El que no quiere guardias se va a la puta calle, aunque no te lo dicen a su cara todos conocen la historia de aquel que conocedor de su derecho se negó a hacer guardias y ahora está en la cola del paro. Desde luego emprender es muy duro, pero ser asalariado según en que sitios también lo es y muchas veces tienes que dar cosas que no están en tu contrato por el bien del proyecto en el que estás trabajando.

iAhorro.com 07/10/2012 09:56

Sin duda emprender es sacrificar a cambio de disfrutar de tu trabajo y, con suerte, ganar dinero en un futuro. Nada fácil, pero vale la pena si se disfruta en el empeño.

Emilio Marquez 07/10/2012 09:56

@Alberto Domínguez, espero hagamos ese café pronto :)

Miguel 07/10/2012 09:56

Hola Emilio

Me parece muy acertado tu post. Me ha gustado mucho.

Saludos.

Victor Sigüenza 07/10/2012 09:56

Que gran verdad :)

Silvia 07/10/2012 09:56

Sí, Emilio, pero una vez te ha entrado el gusanillo, una vez que has probado la droga, trabajar para terceros es muy duro. Prefieres trabajar para tí que ver el fallo de un tercero y no poder hacer nada. Prefiero tener vacaciones con móvil y pendiente de cosas, a no saber si te van a despedir, ... prefiero ser dueña de mi destino, a que lo sean terceros. Yo sé con antelación cómo voy a tener los próximos meses, si voy a tener mucho o poco trabajo y puedo actuar en consecuencia: busco más, o me formo, o busco colaboradores. Trabajar para terceros es un constante "¿Habrá suficiente trabajo? ¿Habrá suficientes ingresos?".

Antonio 07/10/2012 09:56

Como siempre Emilio, es un placer leer tus palabras :) un abrazo desde Málaga

Alberto Domínguez 07/10/2012 09:56

Emilio, un post interesante y exhaustivo que da para un debate entero. Algunas pequeñas reflexiones.

1) Los riesgos de la imagen distorsionada del emprendedor. Existe un discurso mediático del "emprendedor estrella" (la excepción) y se da poca visibilidad al "emprendedor normal":esa persona que poco a poco y con esfuerzo y ganas va montando y levantando un negocio sin grandes virguerías ni aspavientos. De esos hay muchos más de los que se ven.

2) Creo que es en el Libro Negro del emprendedor que donde se dice: "un emprendedor es aquella persona que se enfrenta diariamente a la incertidumbre para proporcionar a los demás la ilusión de la seguridad". Emprender es iniciarse en el reino de la incertidumbre permanente. Para unos cuantos esa es precisamente la parte divertida del trabajo.

Y me quedo aquí pero me extendería mucho más porque es un tema que, desde diversos puntos de vista, tocamos casi a diario. Si te parece, Emilio, nos guardamos la charla para el próximo café informal.

Echaleku 07/10/2012 09:56

Estoy totalmente deacuerdo con emilio.
En mi blog intento explicar todo lo que otros no explican sobre emprender. No es tan "guay" como lo pintan ciertos políticos.
Para emprender hay que valer.

Emilio Marquez 07/10/2012 09:56

@Victor, muchos son los que venden "ser emprendedor es un camino maravilloso", sin explicar que esto de emprendedor es muy duro.

Fco Javier 07/10/2012 09:55

Enhorabuena Emilio por tu artículo. Has mostrado la realidad de muchos de nosotros. Tu artículo es un merecido reconocimiento a todos los que aún se mantienen al pie del cañón, luchando por el proyecto que un día lanzaron.

Muchas gracias

David Toribio 07/10/2012 09:55

Algunas aportaciones:

Sobre lo difícil que es aprender: en general ultimamente me he dado cuenta que el principal problema que tiene la gente (no se si me incluyo o no) es el de prestar atención.

El tema de las interminables horas habría que integrarlo con la cuestión en la que las aficiones y el oficio se fusionan y tambien con un concepto economico: lo que tu aportas a un proyecto solo puede ser una de las 2 siguientes cosas, capacidad de trabajo o capital, de hay haz la ecuación, claro sit ienes de los dos y bien empleado es la ostia si tienes cualquier de ellos y no lo usas apropiadamente entonces "mierda"

El dicho popular dice: "sarna con gusto no pica"

Comentas como algo ineludible el cambio de ser asalariado a ser emprendedor, quizá hay personas que nunca han sido asalariados :-), mejor dicho, no quizá, es que hay personas que nunca hemos sido asalariado, o no durante tiempo suficiente para considerarlo un modo de vida.

Mi opinión sobre todo esto: prefiero ser responsable de mis fallos (y prestar atención para evolucionar) que quejarme irremediable de mi jefe esto, la empresa aquello etc etc.

INCERTIDUMBRE: que mejor certidumbre que saber que esta en mi mano mi futuro, esa falsa seguridad de estar empleado según donde, el modelo cambia y quien no quiera verlo tendra una vida muy difícil.

Por ultimo decir que aquellos que habéis picado piedra, tendréis poca dificultad en evolucionar, adaptaos y rehubicaros si es que es necesario, el que siga esperando que "papa" estado, "papa" sistema o "papa" lo que sea os arregle la vida, seguid esperando.