Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Hace unos días tuve ocasión de visitar un negocio de compra-venta de libros, música, comics, películas en VHS y cintas de cassette  usados. Conozco algunos en mi ciudad natal, sin embargo aún no he tenido ocasión de conocer estos mágicos lugares en la capital, aunque apuesto que debe haberlos. En esta última visita pasé más de una hora disfrutando como un niño de publicaciones nostálgicas del mundo del comic. Lo atractivo de los artículos que allí se ofrecen reside en la vida que han debido tener hasta llegar a la tienda.

Entre las decenas de cajones repletos de publicaciones de 1960, 70 y 80, encontré grandes historietas perfectamente conservadas y lo que es incomprensible, a un precio muy asequible. En algunos de los libros disponibles, muchos de los cuales pertenecen al mundo de los siempre actuales clásicos, se puede leer el nombre de su primer propietario. Y es poético poder comprar un libro ya leído a un precio irrisorio. Empezaba a echar de menos aquellos mercadillos de libros usados que antes eran tan comunes, donde se podían adquirir libros en perfecto estado, a un precio realmente popular.

Aunque me resistí a comprar muchas de las cosas que pasaron por mis manos, si sucumbí a comprar un libro que desde hacía tiempo venía con ganas de leer. Este también lleva el nombre de su primera propietaria y he decidido cuando termine de leerlo ,volver a colocarlo en algún lugar donde pueda volver a leerse. El concepto de este tipo de tiendas es bastante libre, recordándome a la filosofía de compartir que ha nacido en la red. Gratis no es, pero se puede definir como simbólico el precio que se paga por muchas de las "reliquias" que allí se pueden encontrar.

No sé el precio que pagan los propietarios del negocio por los artículos que allí exponen, por el precio de venta puedo imaginar que será bajo. Pero más allá del aspecto económico hay un trasfondo romántico en todo esto. Y es que este tipo de artículos, una vez leído o visto parece que no hagan más que ocupar espacio en nuestras estanterías. Entiendo que hay quien no renunciaría jamás a su colección de películas o libros, sin embargo la mayoría estaría dispuesto a prestarlo. El problema llega cuando estos nunca más son devueltos... Estas tiendas son útiles para los que olvidan devolver lo que no es suyo. A módico precio te permite acceder a la cultura. Lo mismo entre mis lectores hay algún aficionado de este tipo de tiendas.

Más en la red:

Tag(s) : ...sus aficiones, ...sus ratos libres, cómic, compartir, cultura, economico, historieta, intercambio, libro, segunda mano, tienda, Usos y costumbres, VHS