Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

General Motors lleva meses intentando sobrevivir a una situación económica que parece no poder afrontar, la recesión económica y la congelación del acceso a financiación por parte de familias y empresas ha ocasionado una situación de quiebra que no ha podido ser eludida por la actual directiva. El sector del automóvil junto con el negocio relacionado con el ladrillo está resultando uno de los  negocios más dañados por las dificultades con una bajada en las ventas que en España llega en el mes de Mayo 2009 al 40% de menos con respecto al mismo mes del año 2008 y las ayudas que numerosos países han impuesto a la compra directa parecen no estar dando los resultados esperados por el momento.

Con un panorama cada vez más oscuro, la compañía americana se ha visto obligada a anunciar su entrada en el proceso de bancarrota, interviniendo en el accionariado tanto el gobierno americano cómo los acreedores con garantías y el gobierno canadiense. Para llevar a cabo este proceso de necesitaran 30.000 millones de dólares, que serán facilitados pos las arcas públicas, y entre dos y tres meses de tiempo. Se tiene que realizar una reestructuración de la compañia muy profunda y en muy poco tiempo, se eliminarán muchas marcas y al menos tendrán que cerrar la mitad de sus concesionarios.

Una vez este proceso concluya al Gobierno estadounidense le corresponderá el 60 % de la compañía. Canadá que también ha entrado en el acuerdo cederá 9.500 millones de dólares, logrando el 12 %. El resto de la compañía será para el sindicato Unión de Trabajadores del Automóvil (17%) y los bonistas (10%).

La decisión tomada por el Gobierno de Obama ha sido fruto de la necesidad pues un gran símbolo de la economía estadounidense ha caído y la opinión pública norteamericana puede frustrarse si pierden una marca propia de tal importancia. La GM se encontraba en una situación tan dramática que sin la intervención de la Administración la compañía habría tenido que liquidar, suponiendo la perdida de miles de puestos de trabajo. Esta intervención sin embargo no soluciona nada en la situación actual del mercado automovilístico. Será necesaria una nueva reestructuración y organización en el seno de estas compañías. De hecho parece que se ha encontrado salvador para Opel, la división europea ahora escindida de su matriz GM. De hecho Opel tiene una macroplanta en Zaragoza que es líder en sus homólogas Opel en Europa por su elevada productividad.

Al parecer Ford es la única gran  compañía automovilística norteamericana que no ha solicitado ayuda del Gobierno.  Con una situación como esta, resulta imprescindible plantearse nuevas estrategias que logren suavizar los efectos de la crisis en el sector automóvil. La primera respuesta debería ser abandonar de inmediato la producción de grandes vehículos de alto consumo y la innovación en vehículos que consuman menos, incluyendo los muy demandados coches híbridos. Los automóviles tienen que ser verdes y más eficientes energéticamente para ya.

Más en la red:

Tag(s) : automóvil, crisis, Efectos colaterales, General Motors, industria, mercado, Obama, presidente, Sociedad y economía, vehiculo