Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Sois muchos los amigos que me habéis preguntado directamente y sin tapujos qué me está pasando y creo que ha llegado el momento de publicar una de las anotaciones más trascendentes que haya escrito sobre mi vida personal hasta ahora. Tengo un linfoma. Esta enfermedad concreta, relativa a mi caso, es una variante no mortal de cáncer que ya está en tratamiento de unos médicos fantásticos (de varios departamentos, oncohematología y dermatología) que me hacen un seguimiento continuo y constante semana a semana de mi evolución, la sanidad cuando se refiere a ciertas enfermedades va realmente rápida en aplicar tratamientos. Este diagnóstico muy reciente, aunque muy duro, ha resultado ser un alivio pues por fin tengo medicación concreta para mi enfermedad y para curar lo que me aquejaba en la cara y cuello, hace más de un año que se me mal diagnosticó una "dermatitis atópica aguda" que,  tras una biopsia, prácticamente de urgencia, y  la revisión de patólogos, devino en el diagnóstico que ahora comparto con vosotros. De hecho, no he tenido la suerte de detectar la situación a tiempo, pues hace dos años, en una foto que me hicieron en "El País Semanal" para el reportaje "40 por debajo de 40, españoles que dan que hablar" ya se me notaban unas "quemaduras extrañas" a las que no le dí  mayor importancia. No ha sido una sorpresa ya que sabía que algún día podía llegar a sufrir este cáncer, aunque este hecho no me lo avisó ningún medico: Google a veces es un cotilla agorero y me informó convenientemente cuando le preguntaba por una poco común y dolorosa enfermedad de la piel que sufro desde hace diez años (enfermedad genética no hereditaria que ya complicaba un poco mi calidad de vida pero que no me afectaba a ninguna parte visible de mi cuerpo). Es decir, de esas lluvias vienen esos lodos... Dicen que en estos casos el estado de ánimo es fundamental y estoy con todas las ganas de luchar que os podáis imaginar. La quimio no me quitará la sonrisa de la cara ni pienso dejar decaer el ánimo por dura que pueda estar resultando la actual medicación, por qué se que en un par de meses notaré claros síntomas de mejoría en mi salud. Efectos que si noto directamente: un mayor cansancio que derivó directamente en una necesidad mayor de sueño, donde antes dormía unas 8 horas al día, ahora intento no bajar nunca de al menos 10 horas  para encontrarme fuerte y con la misma vitalidad: mi cuerpo pide más sueño y descanso. De hecho he reducido mis actividades profesionales en los últimos tiempos, tanto que he tenido que recibir más ayuda y apoyo por parte de mi equipo más cercano. Ahora tiene explicación muchas de las situaciones que me han ocurrido durante el año en las que he necesitado más ayuda y donde he reducido inconscientemente mis viajes, asistencias a eventos, etc. Durante este año no me he sentido con fuerzas para liderar ningún proyecto, de Marqueze cedí la gestión hace tiempo, de Yunu.com a principios de año nombramos a una gestora en Barcelona, en verano cedí el testigo de Networking Activo y el proyecto de desarrollo de dominios genéricos en el que he trabajado todo el año (donde ya se ha fundado la empresa que gestiona esas actividades en Madrid) contando con mi mano derecha cómo la máxima emprendedora (no siendo yo el emprendedor de este proyecto que sin duda es el que más ilusión me presta), uno a uno, he ido delegando inconscientemente cada proyecto en los que trabajo en cada caso en personas de entera confianza. Y con todo esto puedo asegurar que mi vida ha cambiado y mucho: Me siento arropado por gente que me apoya incondicionalmente, me encuentro mucho mas Zen en todos los sentidos, dándole otro sentido a la vida que hasta ahora apenas me planteaba. Tras años de vida sedentaria he vuelto a hacer ejercicio físico, me cuido y me  alimento de una manera mucho mas sana (he rebajado muchos kilos que me sobraban y que no le venían nada bien a la salud de mi cuerpo). Adiós a comilonas de negocios, hola a las ensaladas cada día, mucha fruta, 5 comidas al día, nada de grasas saturadas, poca carne (sólo pollo, pavo y conejo), leche de soja y vigilar el colesterol... Me enfrento a horas muy duras pero con ánimo y ganas de luchar contra lo que sea y es cierto eso que dicen de los amigos: tengo muchos y muy buenos que me apoyan y están conmigo, y les doy las gracias por ello. Mi teléfono no para de sonar cuando me toca quimio interesándose por mi estado y amigos que me tenían perdido el contacto pero que gracias a la magia del boca a boca, se han enterado "casualmente" que estoy "pachucho", me han llamado y hemos retomado el contacto. La palabra cáncer da miedo, lo reconozco. He tenido mis momentos de nervios y angustia, pero sólo puedo plantearme que muy pronto estaré mucho más sano y que de esta saldré pronto. Ya sabéis, mala hierba nunca muere. A todos, transmitiros que tengo ilusión y ganas de vivir, por mucho, mucho tiempo. Actualización: Tras un periodo de recuperación y terapia, puedo dar muy buenas noticias, estoy ganando una batalla al linfoma.
Tag(s) : ...su vida personal y amigos, cancer, dermatología, diagnóstico, Emilio y..., Está pasando, linfoma, lucha, oncohematología, vida