Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

De un tiempo a esta parte vengo sorprendiéndome por el spam que recibo a través de diferentes redes sociales y no hablo sólo de invitaciones a eventos a mansalva, sino de mensajes privados con proposiciones profesionales de dudosa procedencia.

En el caso de Facebook ya he detectado algunas personas que tras agregarme se han dedicado a spamear mi muro con urls y enviar mensajes privados sin venir a cuento. Momento en el que los bloqueo inmediatamente y denuncio. De hecho hace tiempo que no acepto la invitación de alguien que sea una persona que no tenga varios amigos en común y por norma no acepto perfiles de empresa cómo contacto.

En LinkedIn me llenan los comentarios de mi grupo Networking Activo con urls o con debates que han publicado en muchos otros grupos a la vez, momento en el que bloqueo y expulso del grupo de forma fulminante. Hay que reconocer que tanto Facebook cómo LinkedIn tienen unos controles para bloquear muy eficientes.

Podría seguir indefinidamente comentando los tipos de spam por redes sociales, pero he comentado al menos cómo me acosan en las dos principales redes que utilizo y que más recomiendo. En Twitter al seguir sólo a usuarios de confianza no recibo spam por privados.

De hecho me está ocurriendo en bastantes casos, cada vez más, que cuando elimino mensajes con spam en mis grupos, los spamers se me ponen bastante agresivos, cada día en mayor medida.

No me sorprende para para esta noticia que habla sobre la venta de bots especializados en redes sociales como Facebook o Twitter, y en servicios como Youtube, para spamear al personal con mensajes poco deseados. Y no solo eso: practicar ciertas técnicas poco lícitas en el marketing comercial / publicidad. El precio de los bots ronda entre los 90 y los 200 dólares.

El objetivo de estos bots, además de spamear el personal, es variado y múltiple, según recogen los profesionales en seguridad de Panda Labs. Y es que resulta que hay portales donde se vende bots para mejorar la posición de webs en Alexa, para alcanzar mejores puestos en el ranking Digg o para aumentar las visualizaciones de vídeos en Youtube. De todo para todos, y con una valoración total de todos los bots superior a 4.500 dólares.

La empresa que gestiona estos bots incluso ofrece actualizaciones de por vida para quienes contraten algunos de estos malwares y asegura que la tecnología que utilizan impide que sean detectados, saltándose por ejemplo los códigos captcha de portales en procesos de registro. Lo que viene siendo spam en estado puro y previo pago por tarjeta de crédito.

Es obvio que éste no es el camino a seguir para conseguir resultados en lo que a social media respecta. Desconozco en profundidad cómo afectará la utilización de estos bots a proyectos empresariales en la Web 2.0, pero creo que el riesgo a correr por utilizar una de estas aplicaciones excede las ventajas. Por desgracia estas prácticas siempre han estado ahí y ahora llegan a las redes sociales como antaño lo hicieron al correo.

Cuando tienes que realizar campañas de social media, lo habitual es recurrir a la interacción con los usuarios para conseguir tus objetivos. En esta interacción es clave saber utilizar las herramientas de las redes sociales de manera efectiva para no caer en el mero spam. Machacar con mensajes promocionales indiscriminadamente a la gente no es hacer social media desde mi punto de vista y creo que es algo que más de uno debería aplicarse al cuento.

Más en la red

Tag(s) : ...su vida profesional, Actualidad y medios, bots, eweek, Internet, humor y tecnología, malwares, Redes sociales, social media, spam