Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

En los últimos meses Islandia ha sido noticia, por ser uno de los países más afectados por la crisis económica, cuando no hace más de un año era una de las naciones más desarrolladas de la ONU. Desde octubre la situación económica se ha vuelto insostenible para la población islandesa, con 310.000 habitantes. En poco tiempo los tres bancos más importantes del país quebraron y el gobierno se vió obligado a nacionalizar la banca. Se habían llegado a invertir hasta 10 veces el PIB del país en fondos de inversión extranjeros que en la crisis se han visto difíciles de deshacer, llevando a la bancarrota técnica del país.

A este panorama financiero se le unío un creciente aumento del paro, que causaba estragos en los ciudadanos. A pesar de haber recibido un préstamo de 3000 millones de dólares  de Dinamarca, Polonia, Rusa, Finlandia, Noruega y Suecia, y otros 2100 del FMI, Islandia no ha logrado reactivar su debilitada economía.

Las protestas ciudadanas se han acentuado y el descontento se ha apoderado de una población que siempre se ha destacado por su estabilidad que nunca antes habían acudido al recurso de la manifestación ciudadana, pero es que tampoco estaban acostumbrados a un paro hasta hace poco inexistente en el pequeño país. Sin embargo ante una situación que hace difícil continuar han decidido salir a la calle y exigir responsabilidades. El resultado de estas intensas semanas ha sido la dimisión del gobierno conservador de Geir H. Haarde. La dimisión del gobierno se ha precipitado tras los desacuerdos que han nacido dentro de la coalición entre conservadores y socialdemócratas.

A pesar de que las elecciones habian sido adelantadas a mayo de 2009, el gobierno ha sido incapaz de mantenerse en el poder hasta entonces.  Islandia, desde octubre, es el escenario principal de esta crisis global. En este pequeño país en menos de cuatro meses se ha desmoronado el sistema financiero, que aunque en apariencia gozaba de inmejorable salud, existían factores de riesgos que podían anticipar lo que ha ocurrido como la elevada deuda que su sistema financiero había contraído. Con el gobierno presentando su dimisión y la crisis global acechando desde el exterior, los islandeses seguirán sin dormir tranquilos.

Más en la red.

Tag(s) : coalición, conservador, crisis, desempleo, dimisión, elecciones, Está pasando, gobierno, islandia, manifestaciones, nacionalsocialista, Política internacional