Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Esta mañana he leído una noticia que afecta a la educación de nuestro país. Un tema que además ya ha sido tratado en este blog no hace demasiado tiempo y que despertó un corto pero interesante debate, con generosas intervenciones. Esta asignatura aprobada por el Parlamento en 2006 ha sido motivo de discordia entre partidos políticos, organizaciones, padres y profesores.

El Tribunal Supremo, tras algunos días de deliberaciones, ha estimado que esta asignatura "no lesiona el derecho fundamental de los padres para educar libremente a sus hijos". Con este dictamen se anula el derecho de la objeción de conciencia a la que se habían acogido algunos padres para que sus hijos no asistieran a una asignatura que califican de "adoctrinadora".  Los chavales no solo deberán asistir a estas clases sino recuperar las horas a las que no han asistido.

La resolución ni aún cuando la dicta el Tribunal Supremo ha convencido a los contrarios a la asignatura. Habría que esperar la resolución final para conocer los matices en torno a  la asignatura y las posibilidades de abstenerse a cursarla. Aunque se adelanta que las asociaciones contrarias a la asignatura estudian presentar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Lo cual hace pensar que la polémica en torno  a esta materia seguirá siendo tema de discrepancias.

Se habla de un adoctrinamiento en las aulas, de unos conceptos manipulados. Yo no tengo hijos pero me siento comprometido con las decisiones que afectan a nuestra futura sociedad, donde la educación juega un papel básico. Mirando por encima los objetivos y contenidos que se plantean para esta asignatura, se corresponden con los deseables para una ciudadanía, si empezamos a consultar los libros de textos descubrimos distintos planteamientos, y si entramos en las clases vemos realidades opuestas.

El profesor es el profesional que se encarga de dirigir la asignatura. No es un líder de masas que lleva a los jóvenes hacia su "verdad". Es el profesor de Ciencias Sociales, en la mayoría de los casos, el encargado de impartir esta materia. De él depende dirigir el objetivo de la clase hacia el desarrollo del alumnado como ser autónomo, independiente, responsable, comprometido y libre. Y nunca olvidemos que el individuo libre es aquel que tiene la opción de decidir, sin perjudicar a los demás, y esta libertad sólo se consigue a través del conocimiento. Ni a favor ni en contra de una asignatura que sigue dividiendo destructivamente, pero si muy contrario a no mostrar las opciones que existen, todas, las "buenas" y las "malas".

Afortunadamente los chavales son bastante más prácticos que los adultos. Me contaba un amigo, profesor de Geografía e Historia en un IES, al que le ha tocado impartir la problemática asignatura que a sus alumn@s les encanta. Una clase donde se les permite hablar, expresarse, opinar, dar sus puntos de vistas y escuchar el de sus compañer@s. El profesor es un simple moderador que les obliga a reflexionar. Debemos tener confianza en los docentes, ellos son los profesionales que deben hacer de esta asignatura un lugar de aprendizaje, sin adoctrinamiento, sin confrontación.

Más en la red:

Tag(s) : ...sus reflexiones, apelacion, desacuerdo, docente, Educacion, educacion para la ciudadania, Está pasando, objecion de conciencia, polémica, tribunal de estrasburgo, tribunal supremo, Usos y costumbres