Emilio Márquez

La Internet española sigue creciendo, y son más de un millón los dominios .es

20 Mayo 2009 , Escrito por Emienemiblog Etiquetado en #.com, #.es, #dominios, #Está pasando, #extension, #internauta, #internet, #Internet, humor y tecnología, #negocio, #Negocio domainer, #red

A finales de la semana pasada, con motivo del Día de Internet, se daban a conocer algunos datos representativos sobre la evolución de la red y el desarrollo de la sociedad de la información en España. De entre los datos destacados, se han calculado en 24 millones los internautas que en la actualidad se encuentran conectados, siendo por fin una cifra bastante respetable. Además son ya más de 1.133.000 los dominios .es vinculados a empresas y particulares españoles. Han pasado cuatro años desde que se liberará el registro de esta extensión que indica la procedencia de los dominios españoles. He comprobado en diversos viajes personales que hay países donde el uso de la extensión local está mucho más desarrollado cómo en Holanda y Alemania, pero parece que el trabajo del equipo de Red.es está dando buenos resultados extendiendo el uso del .es

La extensión de los dominios nos sirve para identificar la naturaleza de la entidad a la que identifica. Dependiendo de las características y el contenido que se vayan a encontrar bajo un determinado nombre contaremos con la extensión más apropiada. Así para las entidades sin ánimo de lucro u organización no gubernamentales se usa la extensión .org, las páginas oficiales de los gobiernos usan .gov, aquellas relacionadas con la educación .edu (estás dos extensiones para entidades norteamericanas). De entra las extensiones disponibles .com y .net son de las más comunes, usadas en muchos casos para fines comerciales. Una misma marca puede poseer el mismo nombre de dominio bajo extensiones diferentes, suponiendo una estrategia de accesibilidad y exclusividad.

Los dominios con extensión .es han llegado a superar en cantidad de ventas a los .com, que hasta el momento era la extensión más popular para registro con destino de uso de entidades españolas. Este incremento en el número de nombres de dominios registrados se debe al auge de las nuevas tecnologías en empresas donde hace un par de años, Internet era una herramienta inexistente y las nuevas tecnologías empiezan a calar. La necesidad de contar con presencia en la red, es consecuencia a su vez de la mayor afluencia de internautas que recurren a la red para gestionar sus asuntos, ampliando el uso de la Sociedad de la Información. Los clientes e interesados, en la actualidad acabaran por contactarnos antes por Internet que en el lugar físico, de existir.

Para reducir la brecha digital tiene que haber buenos servicios y contenidos en la red, que de verdad convenzan y sean atractivos para los usuarios, poco a poco se está consiguiendo despertar ese interés necesario.

El nombre de dominio se vuelve parte básica de la marca de una empresa o producto. La red se está perfilando como un espacio virtual que empieza a sustituir a los enclaves físicos de muchos negocios. También los particulares se apuntan al carro y hay quien regala nombres de dominios a sus seres queridos. Teniendo en cuenta que es nuestra clave de identificación en la red, es un gran regalo ;)

Más en la red:

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Ramon Roca 07/10/2012 09:49

Pues yo hace años que intento convencer a mis clientes que pongan un dominio adecuado a su actividad profesional (.net, .org, .tv, etc...), pero no hay manera. todo el mundo quiere el .com y los demás ni regalados. bueno sí, regalados sí.
:-)

Emilio Marquez 07/10/2012 09:49

@Ramón, lo que recomiendo a mis clientes es que pillen la terminación más adecuada y que siempre cuenten en su cartera con el .com, así hasta se dejan convencer y todo :)

Pharpe 07/10/2012 09:49

Ya te digo, a mí me encantaría que me regalarán un dominio, vamos estaría mucho más contento que si me regalarán por ejemplo un par de películas (y eso que soy un cinéfilo empedernido).

Un saludo Emilio