Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La difícil situación a la hora de afrontar los pagos por parte de familias y empresas, también pasa implacablemente factura a Hacienda. Si las familias y empresas no tienen dinero  efectivo para afrontar el pago de las hipotecas, aún menos para devolver a Hacienda aquello que le deben por lo que la recaudación se resiente de forma directa por la recesión de la economía real. De los últimos datos de los que se dispone se calcula en 5.000 millones de euros la cifra que en total deben los contribuyentes y que además Hacienda considera de recaudación incierta, dato muy negativo que afectará al común de los contribuyentes, que somos todos.

Esta elevada cifra de deuda por parte de los contribuyentes morosos, que Hacienda duda que pueda recaudar, viene dada por diversos motivos. O bien el contribuyente ha desaparecido o ha sido declarado insolvente por lo que tampoco puede ese contribuyente moroso ni intentar acercarse al mercado de financiación bancario para obtener liquidez, de manera que queda anulado el pago a Hacienda. Esta cifra sin embargo nada tiene que ver con el dinero que Hacienda aún tiene pendiente de cobrar. Más de 30.000 millones de euros están pendientes de que el contribuyente vaya saldando. Una cifra bastante elevada, que según los técnicos del fisco viene provocada por "liquidaciones masivas y poco depuradas dirigidas a los contribuyentes medios". Ante lo desorbitado de estas peticiones económicas, muchas acaban en los tribunales lo que provoca que las deudas no acaben siendo saldadas. En mi caso en el anterior ejercicio fiscal, justo hace un año, me salió a pagar una abultada cantidad económica a título personal derivada por la venta con plusvalías de algún activo sólo que en mi caso aboné a hacienda sin rechistar aunque si algo dolorido por la experiencia de contribuyente.

Con estas dificultades para afrontar el cobro, en Hacienda también se dificultan los pagos. En el pasado año la cifra que debía Hacienda  a los contribuyentes ascendía a 2.oo9 millones de Euros, una cifra muy superior a los 761 millones que debía el año anterior. Lo que queda claro tras conocerse estos datos es que la crisis económica está haciendo estragos en la recaudación de impuestos. Y es que cuando no hay dinero ni liquidez da igual que sea el Banco o Hacienda la que lleve a cabo la petición, las dificultades son las mismas.

Más en la red:

Tag(s) : contribuyente, crisis, deuda, economía, Efectos colaterales, fisco, hacienda, recaudacion, Sociedad y economía, tributo