Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Ayer saltaba  a la prensa y los medios de comunicación un último dato negativo acerca de la situación financiera de nuestro país que viene a complicar mucho la hasta hace no mucho posición robusta de nuestras entidades financieras. La morosidad en los bancos y las cajas sigue creciendo y en el pasado mes de marzo se situó en el 4,17% (siendo una cantidad mayor todavía para el caso de las cajas en su conjunto), cifra que no se registraba desde hace más de diez años y que viene a lastrar de forma directa la capacidad de las entidades. Si este porcentaje de por sí ya es alarmante si lo comparamos con los relativos a los de hace un año del 1,1%, las previsiones de cara al futuro no son muy esperanzadoras. Se prevé que para cuando acabé el año se llegué al 9% de morosidad bancaria, cifra que sería toda una tragedia para el sistema llevando a una situación de tensión ya que una cifra superior al 4% ya es insostenible.

Las cajas de ahorro vuelven a ser las entidades más afectadas por la morosidad, seguidas de las cooperativas de crédito. Se ha llegado a plantear que los bancos puedan llegar a absorver a cajas con problemas ante la posible incapacidad del fondo de garantía si todas las entidades fallan. La crisis económica que azota el sistema financiero mundial sigue pasando factura a los abusos en el que much@s se han visto envueltos, otorgando créditos demasiado alegremente en el pasado. Y ni siquiera es de extrañar que estos datos surjan justo cuando el Euríbor más bajo se encuentra. Aunque muchas hipotecas han llegado a bajar cientos de euros, la situación es tan dramática para muchas familias que carecen de ingresos que ni por esas puedan hacer frente a esta situación. Aunque no todas las bajadas llegan a notarse en los bolsillos de las familias pues muchas entidades tenían cláusulas de protección para no trasladar las rebajas del Euribor por debajo de unos mínimos, cuestión aprovechada por las entidades para rescatar sus cuentas de resultados.

La morosidad es una de las principales razones por la que la concesión de nuevas hipotecas se está viendo reducidas, los bancos y cajas tienen miedo de conceder créditos a una sociedad hiperendeudada. Se acabó aquello de que cualquiera con una nómina medianita podía acceder a hipotecas imposibles donde al comprar la casa con hipoteca te regalaban el coche y las vacaciones a Bora Bora. Desde hace unos meses los bancos tan sólo conceden hipotecas a los que están seguros pueden afrontarlas. Y si queda alguna duda buscan aumentar el número e importancia de los avales,  intentando no ejecutar el apropiarse de las propiedades que ya tienen muchas por subastar. El deterioro de la economía real aumenta la tensión entre todas las partes.

El Euribor puede estar en el 1.7% pero hoy día es difícil conseguir financiación por menos del 10% entre comisiones de estudio, apertura y la suma de intereses.

Con una situación como la actual, en la que el porcentaje de morosidad parece que no vaya a frenarse, sino más bien a seguir creciendo, no cabe esperar que los bancos faciliten el acceso a los créditos. Parece por tanto necesario plantearse otras fórmulas  de financiación distintas hasta las que ahora han funcionado. Es cuestión de adaptarse a los nuevos tiempos, tal vez los préstamos p2p tengan mucho que decir.

Más en la red:

Tag(s) : bancos, crisis, deuda, economía, euribor, financiero, hipoteca, morosidad, Sociedad y economía