Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

¿Ser emprendedor es cuestión de nacimiento o de habilidad profesional desarrollada con el tiempo? Lo cierto es que es harto complicado definir con exactitud qué es un emprendedor y cómo se desarrolla con el paso del tiempo. Cada caso es un mundo, y en esto del emprendimiento las decisiones personales de cada uno entran en juego de manera directa.

En mi caso, comencé en esto muy pronto de la mano de mi pasión por la informática, cuando pude acceder a Internet comencé como webmaster y de ahí me desarrollé en otros perfiles profesionales, ocupando la perspectiva más empresarial del mundo del emprendedor y actuando como consejero e inversor en proyectos de otros emprendedores. Mi recorrido profesional me ha llevado a interpretar diferentes roles que me han servido para conseguir una visión más amplia de la que tenía antes cuando solo actuaba como emprendedor.

Sé por mi experiencia que esto de ser emprendedor es una carrera de fondo como muchas pistas en donde competir. Se podría comparar también con un juego de rol en su concepto más tradicional: comenzamos desde abajo, en el escalafón mínimo, y avanzamos poco a poco interpretando otros papeles (emprendedor, empresario, consejero, business angel, etc.). He podido tocar varios frentes desde que me desarrollo profesionalmente en las TIC, aunque sé de algunos que prefieren mantenerse en un solo territorio.

¿Puede cualquier persona ser emprendedor? Yo diría que si, aunque sí que siempre es necesario un elemento que se está usando a diario en las entrevistas de trabajo en la actualidad: la proactividad. Un emprendedor es una persona que siempre está dispuesta a hacer algo, que encuentra soluciones a problemas aparentemente imposibles. Se debe caracterizar también por ser un sufridor nato, amante de los retos y con dotes de mando. Por supuesto, tampoco deben faltar las habilidades sociales para el networking.

Pero volviendo al debate, parece que para ser emprendedor debe existir "algo" en el interior de la persona que detone y le anime a no trabajar como dependiente de terceros: "Si bien es cierto que para ser emprendedor tiene que haber un componente interno, llámale carácter, personalidad o como quieras, si tienes que defender una empresa o un producto vas a tener que pelearte con proveedores, clientes, reclamaciones e infinidad de problemas que te irán surgiendo día a día...".

Creo en la idea de "Agregando una nota amable, creo que un emprendedor primero se hace, después nace y después es emprendedor. Todo es vocación como en cualquier otro ámbito. Empresario puede ser cualquiera, pero el éxito solo se logra si hay convicción, pasión y entrega, y eso solo lo logra aquellos que tienen verdadera vocación. El resto es simple tecnicismo que se aprende".

Ser emprendedor es una cuestión de tiempo y de entrenamiento, pero es necesario que en la persona florezca un singular germen de proactividad. Con la crisis económica la necesidad del autoempleo ha crecido notoriamente, por lo que se ha forzado la maquinaria en la creación de emprendedores. Sin embargo, el autoempleo no es sinónimo de emprendimiento. Para que una persona sea considerada emprendedor, debe estar asociada a alguna idea o proyecto que vaya a ejecutarse.

En resumen: no se debe ser una especie de ser supremo y modificado genéticamente para emprender; cualquiera puede dar el paso con un proyecto personal. No obstante, sí que debemos tener claro que para emprender son necesarias unas características propias de la persona, que se deben potenciar o recibir de buen grado al comenzar a trabajar en nuestro proyecto: ser proactivo, asumir riesgos, ser más social que nunca, aceptar los fracasos, etc. Todo junto formenta un cóctel explosivo y necesario en los tiempos actuales.

Se puede ser emprendedor de nacimiento porque la persona tenga intrínsecas estas habilidades o fabricarse el perfil del emprendedor a medida que nos desarrollamos profesionalmente. La estrategia que siga cada uno dependerá de nuestra decisión. Con uno u otro camino: ¡Mucha suerte!