Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Cuando tratas de ofrecer campañas de social media a empresas puedes encontrarte con dos situaciones muy diferenciadas entre sí, algo en lo que coincidirán conmigo muchas empresas que se dediquen al marketing y a la comunicación empresarial en Internet. A mí no me cabe duda del potencial de las redes sociales, pero no todo el mundo piensa igual que yo.

El primer caso que puede presentarse es que te veas obligado a pasarte horas y horas hablando con el empresario para demostrarle por qué debe estar presente en las redes sociales (realizando una labor de evangelizador). Puede parecer una cuestión baladí, porque para un nativo digital las redes sociales son un utilitario más de Internet, pero para la mente de un empresario de hace una o dos décadas, esta cuestión es difícil de digerir. Cambiar los viejos modelos de comercializar, comunicar y relacionarse con sus clientes a muchos les cuesta.

Y así es: varias horas combatiendo con un director de una empresa para explicarle por qué su corporación puede sacar partido de las redes sociales con sus más de 940 millones de usuarios potenciales, en concreto de Facebook y de Twitter. Cuesta transmitir ideas, por muy clara que sea tu visión, a gente que sigue anclada en la publicidad del pasado, en esa idea del marketing mediado por los medios de comunicación a través de anuncios. Por contra, los dueños de comercios electrónicos tienen claro el usar social media.

El segundo caso que puede suceder es completamente opuesto. Me he topado con empresarios que, en un afán por adaptarse a los nuevos tiempos según los nuevos y cambiantes hábitos de los usuarios, pretenden meter sus empresas en las redes sociales a toda costa, sin ningún análisis previo ni estrategia definida. Aquí mi visión es completamente opuesta. ¿Quieres estar en las redes sociales porque crees que te van a servir para cumplir un objetivo o porque pretendes "seguir una moda"?

Estar en redes sociales debe tener siempre un porqué. Y no solo eso: también un ROI (Retorno de Inversión) claro y establecido previamente antes de arrancar una campaña de social media. Como bien apuntan en la agencia 101 con el vídeo que podéis visionar en esta misma página, las empresas deben saber qué puede aportarles una red social determinada a la hora de apostar. La pregunta no es quieres una página en Facebook sino por qué la quieres.

En cuanto al ROI, aunque seguimos luchando por encontrar un parámetro exacto para medirlo, muchos apuestan por el número de seguidores como tal. Más que satisfacerse por contar los seguidores o fans al peso, creo que deberíamos tener en consideración las interacciones y los efectos que nuestras actuaciones tienen con los consumidores. ¿De qué vale tener 3.000 fans en Facebook cuando el 90 por ciento solo ha entrado en tu página una vez?

Hacer social media no es acumular fans, sino utilizar las redes sociales para ofrecer contenido fresco, innovador y adaptado al formato de estas plataformas. Son muy pocas las empresas que hacen esto con efectividad hoy día. Incluso así, realizar campañas en la Web 2.0 continúa siendo la forma más económica y completa atendiendo a criterios de segmentación para dar a conocer nuestros productos y servicios.

Más en la red: Himarketing

Tag(s) : ...sus reflexiones, Actualidad y medios, Charlas libres sobre negocios, comunicación, facebook, marketing, publicidad, Redes sociales, social media, twitter